REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

Los enigmas de COCO SERRANO

Jorge Coco Serrano. Perú, 1974. Vive en España desde el 2004. Es periodista, fotógrafo, pintor y poeta. Su poesía y fotografía están publicadas en diversas revistas, físicas y electrónicas, entre América Latina, India y Europa. En 2017 publica ‘Hypnerotomaquia’ junto con otros tres poetas. En España ha realizado varias exposiciones de ‘fotopoesía’ y de pintura, también ha rodado cortometrajes como guionista y director de arte. Actualmente prepara ‘La huella del uróboros’, libro-objeto en el que reúne su obra fotográfica. En definitiva, la poesía, la pintura y la fotografía son disciplinas que fluyen y emergen a través de su trabajo como hilos que nos invitan a tirar de lo que más nos pesa para que así caigan los velos más inútiles.

En la mayoría de tus fotografías aparecen figuras en movimiento, borrosas o desenfocadas … ¿qué NO intentas transmitir a través de ellas?

La cámara fotográfica es la herramienta que utilizo para pintar. Solo utilizo la cámara como mero instrumento que me permite descomponer y multiplicar el objeto o la persona a fotografiar. Cuando desmenuzo la imagen dejo una sensación espectral o de desvanecimiento. Destaco el movimiento y el desenfoque, porque me gusta que se mezclen las texturas, los trazos, el esfumato y los colores en la piel (si así lo amerita) con el fondo.

 

Paula Quintana

No quiero trasmitir lo obvio, no pretendo generar lo explícito. Mi intención es incomodar al observador, sacarlo de su rutina de foto masticada de Instagram, sacudirlo de lo evidente. Lo que me mueve al fotografiar es el enigma, por tanto mi propósito es generar misterio. Sin misterio no hay arte.

Para crear, para vivir, para resistir … ¿Lima o Madrid?

Para crear poesía o para pintar soy autista. Me da lo mismo Lima o Madrid. Solo necesito estar en poesía, para ello me remonto a mi niñez asmática (escribo como respiro). Para escribir poesía es necesario caminar y cerrar el campo semántico que se quiera tocar. Me gusta escuchar Chopin para reflexionar y luego escribir o pintar, para luego borrar y retomar la reescritura o la repintura. 

 

Paula Quintana

Para crear fotografía, todo depende de la iluminación. Yo amo la mala iluminación: si la fotografía es luz, yo trabajo tan solo con un ápice de ella. Si estoy decadente, me gusta Lima; si me encuentro colorista, me inclino por Madrid. Para fotografiar el mar y sus reflejos no hay nada mejor que la luz de Andalucía. Para vivir, elijo Cádiz. Para resistir, elijo mi pueblo amado, Lavapiés … o el barrio que me vio nacer, Barranco (hermoso balneario de Lima, Perú).

Escribes, describes, inmortalizas, representas … ¿cuál es la ‘indisciplina artística’ que te provoca más temblores?

Tengo que reconocer que la pintura (sus olores, texturas, sus procesos creativos) me ha tomado por asalto. Hace tres años que pinto con óleo y es una sensación sísmica y voraz. Tres horas pintando pueden convertirse en tres minutos.

 

Noemí Rodríguez

La poesía es mi vida, desde ahí parten todos mis impulsos.

Noemí Rodríguez

¿Qué puedes contarnos sobre ‘FOTOPOESÍA’?

[. . .] la fotografía desde una concepción mística del arte y a través de su equivalente, el motivo poético, puede comunicar lo inefable por medio de la imagen o, en términos visuales, registrar lo oculto que se encierra en el ver…

(Extracto del libro: Fotografía y motivo poético de Llorenç Raich Muñoz).

Si la poesía es la retracción del lenguaje, la fotografía es la extensión plástica del motivo poético. La fotografía artística o la fotopoesía nace y muere por su propio peso, y en muchos casos, no necesita de nadie que lo acompañe. Cuando opto por escribir un pie de foto en forma de verso, o incluso un poema, la foto adquiere doble singularidad, doble dimensión y tanto imagen como texto se entrelazan y dejan entre sus costuras historias paralelas.

 

Nereida Campillo

Muchas veces empiezo un poema después de observar una fotografía y otras tantas empiezo una secuencia fotográfica para vestir el poema (a eso también le llamo fotopoesía). Mi primer contacto con el arte en España fue en el 2008. En esa primera exposición de fotografía, no solo mezclé foto y poesía, sino también le añadí teatro (movimiento) para representar mis textos con actores. En el barrio de Lavapiés, donde actualmente vivo, he montado muchos eventos fotopoéticos siempre con un proyector e incluso, en algunas casos, acompañado con música ambiental electrónica.

 

Nereida Campillo

¿Tienes algún proyecto o derrumbamiento del que quieras hablarnos?

Tengo un proyecto desde que era pequeño. Se llama, se llamó y se llamará “Lima, ciudad purgatorio”. En su momento tenía un guión cinematográfico de casi treinta y ocho páginas. Aunque escritas en una habitación, cerca del metro de Alto de Extremadura (Madrid), la historia está pensada al cien por cien en Lima. Todo empezó a los ocho años. En un viaje desde Barranco a Pueblo Libre, el bus tuvo que desviarse por un barrio decadente y en él vi a un raquítico señor sentado dentro de una enorme llanta de camión. Estaba completamente desnudo, tenía largos cabellos y tupidas barbas. Muy cerca, una jauría de perros callejeros le ladraban agresivamente, pero él solo sonreía.

 

Carmen Del Conte

 

Carmen Del Conte

También por esos años observé en el centro de Lima a una mujer embarazada, semidesnuda que arrastraba ollas, bolsas y algunas muñecas antiguas por el medio de la pista. Esa imagen desencadenó el arte en mí. “Lima, ciudad purgatorio” es un proyecto que me gustaría volver a retomar y creo que lo haré. Agradezco esta pregunta ya que todos los años esquivo la respuesta.

 

Nuria López

 

Nuria López

©Déborah Guerrero para THALAMUS MAGAZINE.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from FOTOGRAFÍA

Ir a ... Top