REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

ALBA CERES polen, polen

Alba Ceres nace en Nápoles en 1986. Treinta y un años más tarde y en Barcelona, Kriller 71 publica su libro Luciérnaga en la colección Kokoro. La poeta altera la sintaxis, la morfología; llena su voz de tachaduras, de error-acierto, de grito sordo. El lenguaje funciona como cataplasma caliente. Podéis acercaros a su extraña forma de vida en devidaextrana.blogspot.com.es

 

Alba Ceres por Alba Ceres.

 

polen, polen

 

Alces la piedra que alces – / tú despojas / a los que necesitan

la protección de las piedras: / desnudos, / renuevan

de inmediato la trama. // Tales el árbol que tales – / armas /

el lecho sobre el que / las almas de nuevo se acumulan

Paul Celan

 

 

se acaracolan, las geografías – es el baile imperceptible de milenios

que transcurren por debajo pero muy muy por debajo y sin embargo

a descobijo a la intemperie tenebrosa y corazona

de ir amando y desamando y oh – qué antiguas serpentinas

 

uhué lo ha comprendido al acercar su naricilla a los abismos casi

ciertos de los mil y un agujeros de su panza – se recurva se retuerce

se espirala en sí y en otros que la habitan como un pueblo que olfatea

con su púrpura ansiedad si se temblara y/o

 

alertara que los cuerpos tienen sueños y un cariño y una furia y/o

poseen como mentiras los corales que arrancaron del estar y/o-izados

y/o-anegados en las anchas primaveras del querer

 

había un suelo y era duro y las tortugas del silencio se agolpaban

contra el frío masticando palabrijas que encontraban deshuesadas

por los otros animales más veloces

 

mientras tanto casi es nada – remolinos de la brisa u-u-uuuh giraban

mucho en la cabeza helicoidal del universo – por la boca u-u-lular se

destrezaban reajustaban resquiciaban al venir llanto y azul de lo

primario

 

uhué huele los mundos su placenta sus edades en la piel bien

entramadas – hace hocico – se aproxima con su instinto roza y frota

los hallazgos son diríamos pequeños

 

en los dedos de pasadas criaturas que anhelaron y dañaron el estar

por poco tiempo sobre el tiempo los seísmos se rehacen los

principios se rehacen los afectos se rehacen sobre el lecho de sus

yemas todo es trrrr y es no es como el reposo de un lenguaje prenatal

del balbuceo

 

capa a capa polvo huella – polen, polen – uhué lo aspira todo y

estornuda – el asombro qué tenaz con sus milenios geoamados,

geoabiertos al encanto y al dolor

 

©Maite Martí Vallejo para THALAMUS MAGAZINE.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from POESÍA

Ir a ... Top