REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

ANGELA DALINGER Fuck it!

Edición y traducción:
Txetxu González
txevinuesa@gmail.com
Madrid/Hamburgo. 04/06/2018.


Angela Dalinger (Neetzendorf /Alemania, 1984). Actualmente reside en Hamburgo y ha expuesto en galerías y ferias de arte de medio mundo. Para algunos, Angela es sinónimo de radicalismo creativo. Nosotras pasamos de etiquetas, aunque lo cierto es que no nos importaría una miga hacernos cargo de semejante cualidad. La necesidad obliga. ¿Han pensado en las dosis justas que requeriría nuestra controvertida condición —nowadays— para argumentar en torno a la sangre, la explotación sexual, el estupor o las lágrimas? No hace falta que se detengan ni un instante a hacer cálculos inútiles. Mejor miren, observen, báñense en la obra de Angela Dalinger. Contra la complacencia erigimos un estandarte y ella forma parte fundamental de la causa. Su trabajo es tan urgente como esas claves abruptas que, de cuando en cuando, enseñan a desanudar lo que la tristeza y la frustración arrastra. Su trabajo grita y llega tan alto que no precisa más verborrea que imite lo que otros ya han pensado o dicho antes. Una vez más: no se pongan cómodos. Tienen suerte, mucha suerte, de poder presenciar lo que arderá a continuación.

Me niego a centrar mi atención en ese tipo de belleza que nos muestran los medios cada día. Creo que en el arte hay más espacio y mucho más para mostrar que la mera expresión de una idea superficial en torno a la estética.

by ANGELA DALINGER.

Ahora mismo no considero que mi creatividad esté funcionando en absoluto. Tengo muchas ideas y hay miles de cosas que me gustaría pintar, pero a veces me toca luchar con la estúpida que llevo dentro, esa que cree que todo lo que hago apesta y que nunca es lo suficientemente sofisticado. Pero entonces me digo: ‘a la mierda’, me pongo un vaso de vino tinto e intento pintar algo que, al menos, me procure la sensación de estar satisfecha con lo que he creado.  

by ANGELA DALINGER.

Definir el sentido de mi trabajo es siempre difícil, aunque mucho más complicado sería tener que definirme a mí misma. Echar un vistazo a mis pinturas es como mirarme en el espejo. No me dice nada. No hay vibraciones de ida y vuelta. Conozco cada detalle y cada error, lo cual convierte el proceso en algo así como mirarme en un espejo distorsionado.  Siempre estoy ansiosa por crear algo que sea auténtico, que para mí es más importante que crear algo bonito. Me gusta expresar mis sentimientos más miserables y cuán miserable puede resultar la gente. Estoy tan desesperada por mostrar lo diferentes que son las cosas en relación a cómo aparecen en los medios … que me lo tomo como si fuera mi vocación.

by ANGELA DALINGER.

Sí, soy una mujer pero realmente no me siento como tal. Es un poco difícil de explicar. Solo intento ser la persona, el ser humano que soy. Nunca he sentido o percibido que mi trabajo haya sido rechazado por el hecho de ser mujer. No puedo decir que tenga una buena relación con la sociedad, lo cual suelo expresar bastante en mi trabajo, pero un poco de sufrimiento no hace daño a la creatividad. 

by ANGELA DALINGER.

Mi ideal de vida se parece a una casa en el campo, tal vez en España, con un tío majo y un perro, poder ganarme la vida de mi arte; tener una mente lúcida, ser muy leída y fumarme todos los cigarrillos que me dé la gana sin tener miedo a morir de cáncer.  

by ANGELA DALINGER.

Estoy trabajando en un pequeño libro sobre la temática ‘elementos del crimen’, que en su mayoría aborda los objetos que suelen aparecer cuando un crimen tiene lugar, pero también las emociones que pueden conducir a una persona a cometerlo. Por ejemplo, el sentimiento de humillación. Para ello, he utilizado el bordado. Espero poder terminar el libro pronto. 

by ANGELA DALINGER.

Me gusta pintar cosas feas y gente fea y quizá también ofrecer al espectador cierto sentimiento de incomodidad. Siempre me gusta mirar más allá de la superficie, mostrar un pedazo del mundo real en mis pinturas. Y porque estoy luchando contra la depresión, no puedo evitar expresarlo en mi trabajo.

by ANGELA DALINGER.

Pintar sangre es siempre divertido. Tengo un botecito de pintura ‘rojo sangre’ brillante precisamente para eso. Uno de mis intereses es el crimen, me gusta leer sobre ello y es muy inspirador para mí, aunque encuentro bastante difícil de combinar esta temática con mi estilo ‘naive’ a la hora de pintar.    

by ANGELA DALINGER.

Diría que Alemania es un lugar seguro para vivir. La seguridad a nivel social es bastante elevada, pero la verdad es que me gustaría mudarme a España, especialmente porque me gusta la gente de allí. También mi trabajo parece valorarse más.  Ya he expuesto ocho veces en España, mientras que en Alemania solamente lo he hecho una vez. En cualquier caso y de momento, dependo de la ayuda del Jobcenter de aquí, así que tendré que quedarme un poco más en mi pueblecito alemán.  

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from ARTES PLÁSTICAS

PACO LAFARGA Sin alambradas

Edición:  Txetxu González txevinuesa@gmail.com Madrid. 13/12/2018. Empecé de niño, sentado en las

JULIA SOBOLEVA A way to avoid insanity

Edición: Txetxu González Traducción: Antonio Acosta Corrección inglesa: Gina Rosemellia thalamusxmagazine@gmail.com Madrid/Manchester. 17/11/2018.
Ir a ... Top