REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

NADER SHARAF La forma gráfica de una idea

Nader Sharaf es un ilustrador madrileño que comenzó en el mundo del diseño gráfico y la publicidad para terminar dedicándose a lo que realmente le apasiona: la ilustración.

Conocí a Nader hace un tiempo en Barcelona. Recuerdo el día que entró en Magnesia, una pequeña tienda de ilustración que tuve en el barrio de Gràcia. Después de un rato mirando la tienda y supongo que, observando el trabajo de otros ilustradores, se presentó de una manera algo tímida y comenzamos a hablar sobre el motivo de su visita a la ciudad, de cómo había dado con nuestro esapcio y de no sé cuántas cosas más.

Poco a poco y sin saber muy bien cómo, nos relajamos y comenzó a mostrarme algunas de las ilustraciones que llevaba con él. ¿Os imagináis qué pasó? Pues sí, me enamoré de cada uno de aquellos dibujos. Era la primera vez que veía su trabajo.

Además del lenguaje propio que ha conseguido crear Nader, siempre he sentido una atracción especial por su paleta de colores, algo que personalmente me tiene maravillada y que es tan característico de su obra. Desde aquel día en que tuve la inesperada fortuna de descubrir sus universos ilustrados, no he podido parar de pensar en cuál de aquellas ilustraciones tendría que venirse conmigo. Y así, desde que comencé la aventura en el interior de este rompehielos que es Thalamus Magazine, lo tuve claro: Nader Sharaf tenía que ser uno de los artistas que diera vida a esta sección. Nos quedamos con TODO.

© Nader Sharaf

Para mi la ilustración es una disciplina artística que permite darle forma gráfica a una idea, a un concepto o a un texto y cuyo fin es su edición y reproducción en diversos soportes, publicaciones y medios. Para mí significa, además, todo un proceso de trabajo esencialmente íntimo que no conlleva un gasto elevado ni en materiales ni en espacios de trabajo. Se sustenta en el deseo de crear algo potente con lo mínimo.

© Nader Sharaf

Mi primera experiencia con la ilustración, creo que fue cuando convertí en imagen la canción ‘El astrónomo melancólico’ de Parade. La música me inspira mucho, de hecho, me hubiera encantado saber hacer videoclips (para mí, la forma de arte más fascinante); así que un día, en su defecto, probé a dibujar lo que una canción me transmitía y descubrí lo maravilloso que es materializar una emoción en una imagen, emoción que, al fin y al cabo, es el germen del trabajo del ilustrador, la chispa que lo prende todo, aborde el proyecto que aborde. Esa satisfacción me hizo darme cuenta de lo feliz que me sentía traduciendo a mi propio lenguaje cuanto veía, leía o experimentaba.

© Nader Sharaf

Mi trabajo no sería posible sin mis viajes por el mundo y sin las horas muertas mirando por la ventana o sentado frente a un café viendo a la gente pasar.

© Nader Sharaf
© Nader Sharaf

Me inspiro en lo milagroso y absurdo de estar pegado a una roca que flota a la deriva, en un universo oscuro que desconocemos casi por completo. Y en artistas como Almodóvar, Elliot Smith, Italo Calvino, Miquel Barceló, Beach House, Paul Auster, Blonde Redhead, J. J. Millás … no tengo ni orden ni concierto en este aspecto.

© Nader Sharaf

Veo con optimismo el futuro de la ilustración, porque vivimos en el siglo de la imagen. Todo son pantallas, todo es contenido audiovisual. E incluso el poco texto que circula se atiborra con imágenes en una especie de ‘horror vacui’ muy contemporáneo. No creo que esta tendencia se vaya a revertir, todo lo contrario. Así que, si se necesitan imágenes para mantener la maquinaria en funcionamiento, se necesitará, espero, entre otros creadores de imágenes, a los ilustradores.

© Nader Sharaf

 

© Nader Sharaf

A muchos creativos de cualquier disciplina les encanta alimentar y perpetuar el mito de que tienen un don que les distingue de la chusma y de que están tocados por la mano de Dios. A mí eso me parece una estúpida chorrada arrogante y elitista porque, en mi opinión, lo único que conduce a la creatividad es el trabajo constante y una mínima sensibilidad.

Es algo que veo constantemente en el taller de ilustración que imparto: entran algunos alumnos que no saben ni coger un pincel, pero le echan horas de práctica y poco a poco su destreza técnica y su ingenio creativo van en aumento. De seguir así, muchos de ellos se convertirán en buenos ilustradores. Dedícale la mayor parte de tu tiempo a una actividad concreta que te apasione y te aseguro que la dominarás hasta el punto de que otros consideren que tienes un don, cuando lo que has adquirido realmente es una maestría que se alcanza mediante horas y horas de práctica.

© Nader Sharaf
© Nader Sharaf

 

© Nader Sharaf

Mis ingredientes para un día perfecto son un café bien preparado, no haber sufrido una de mis molestias estomacales durante la noche y proyectos nuevos excitantes u otros en marcha que avanzan por el buen camino.

 

© Nader Sharaf

 

La última película que te ha gustado es … ‘El hilo invisible’. Narra de forma demoledora la enfermiza obsesión por la creación, pero, más aún, la obsesión por la trascendencia, el modo en que un creador se concibe a sí mismo como un genio y al que solo el amor le hace bajar a la tierra.

 

Cuéntanos un deseo. Que todo el mundo tenga una vida digna. Que no hayas nacido para vivir bajo las bombas de una guerra, para que rodeen con un muro tu territorio o para que te violen, abusen de ti, te exploten o te hagan la vida imposible por ser diferente. Que tu futuro no sea tener que comer de la basura o llegar a los 80 años y pasar los días en la calle mendigando limosna.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from ILUSTRACIÓN

Ir a ... Top