REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

CELESTE CIAFARONE Más allá del realismo mágico

Edición:
Leticia Delgado
Andrea Farré
ltcdelgado@gmail.com
andrea.farre@gmail.com
Barcelona.
27/12/2018.


Nacida en 1991 en Rosario (Argentina) y trasplantada a Castellón en plena pubertad, Celeste Ciafarone estudió Bellas Artes entre Valencia y Londres y, una vez licenciada, se instaló en Barcelona. Empezó a dibujar siendo niña y ahora, cuando no lo hace en papel, también dibuja sobre la piel. Ilustraciones y tatuajes forman parte de un mismo universo. Un universo que se inspira en el realismo mágico latinoamericano. Sus dibujos son rigurosos en la forma y surrealistas en el contenido. Limpios, pero con una pátina onírica y de melancolía. Uno de sus principales proyectos es editorial y gira en torno a “Rayuela”. Lo empezó por interés personal y acabó editado en un libro que celebraba los cincuenta años de la novela más famosa de Julio Cortázar.

La ilustración lo es todo para Celeste: sustento económico, pasión, terapia y la mejor forma de expresarse. Cualquier cosa que capte su atención le sirve para inspirarse: personas, conciertos, parques, naturaleza, películas, la obra de otros artistas, viajar. Cuando termina un trabajo siente orgullo y amor propio si está contenta, y mucha frustración en caso contrario.

Celeste nos comenta que está satisfecha con el ritmo actual de trabajo (que espera no decaiga) y, al preguntarle por un deseo, Celeste pide que el trabajo la haga viajar por el mundo.

No ha visto o percibido diferencias de trato por ser mujer, aunque eso no significa que no se den. En su caso lo que sucede es que suele dar presupuestos más bajos de lo que podría pedir. Lo atribuye a la herencia de la sociedad que nos impone quién es válido y quién no en función de su rol. A los hombres les cuesta menos dar presupuestos inflados porque desde pequeños les animan a ser ambiciosos, mientras que a las niñas se las anima a mantener un perfil bajo.

De una “lista infinita” de artistas que la inspiran cita a David Hockney, Egon Shiele, la tatuadora Tati Compton y al gran David de las Heras. En novela gráfica, lo último que ha leído es Arsène Schrauwen de Olivier Schrauwen, y la primera temporada completa de Megg & Mogg de Simon Hanselmann (editados ambos por Fulgencio Pimentel).

Si entendemos ‘primera experiencia con la ilustración’ como mi primera experiencia de trabajo remunerado, creo que fue un dibujo de un dragón que me pidió, siendo yo adolescente, una señora mayor para bordar a su nieto en un cojín. En su momento me pagó 50 euros y creo que luego he tenido trabajos más serios y peor pagados (reír por no llorar).

La creatividad es un don al alcance de todos.

Mi trabajo no sería posible sin un entorno tranquilo. Imprescindible es también mi música favorita.

No pienso mucho en el futuro, voy afrontando los retos a medida que se me van planteando. Pero sí que tengo ideas de cómo me gustaría que fuera.

Ingredientes para un día perfecto: despertarse sin despertador, con el ronroneo de un gato. Desayunar en la cama. Que haga sol, que sea otoño e ir a algún parque con árboles, caminar mucho, sentarse en una terraza con amigos, tomar cerveza, comer rico. Volver a casa y hacer la siesta. Dibujar y escuchar música. Pedir cena, ver una peli, tener sexo, dormir.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from ILUSTRACIÓN

MERLIJNE MARELL Viaje a Estocolmo

Edición: Leticia Delgado Andrea Farré ltcdelgado@gmail.com andrea.farre@gmail.com Barcelona/Arnhem. 11/12/2018. Para Merlijne Marell
Ir a ... Top