REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

Category archive

ARTES PLÁSTICAS

MERCEDES BELLIDO ESA fina tensión

Mercedes Bellido, nacida en Zaragoza (1991) se traslada a la ciudad de Cuenca para cursar la carrera de Bellas Artes. Durante los cursos universitarios comienza a interesarse por la pintura y decide tomarlo como técnica principal de su trabajo, complementándola con el dibujo y la ilustración. Una vez terminada la carrera, viene a Madrid para realizar un máster de Investigación en Arte y actualmente reside en Madrid trabajando como ilustradora y pintora.

MERCEDES BELLIDO.

La belleza es un concepto muy subjetivo, no se ciñe a algo concreto y eso en sí mismo es bello. Para mí, se asocia a la naturalidad y la espontaneidad, pero sin abandonar un lado oscuro u oculto, que produzca una intriga en el espectador. Mantener una fina tensión.

LA LUNA / MERCEDES BELLIDO.

La creatividad solo se mantiene a través de la investigación constante y el trabajo duro, no hay otra manera.

VANITAS VANITATIS / MERCEDES BELLIDO.

No me gusta explicar qué intento expresar con mis pinturas porque no quiero condicionar las sensaciones que pueda tener el espectador ante la imagen, considero que es igual de válida su lectura que la mía ya que las experiencias personales siempre influyen de manera distinta en cada individuo. Me parece interesante que haya diferentes impresiones sobre una imagen, favorece el diálogo y el crecimiento cultural. Sí que puedo hablar de aspectos comunes o recursos que me gusta utilizar, como el misterio o mantener esa fina tensión en las imágenes y producir así cierta inquietud.

Unnamed / MERCEDES BELLIDO.

Como mujer no he tenido elección, considero que todas las mujeres a día de hoy somos auténticas guerreras de forma completamente natural, hemos tenido que pelear desde el principio nuestro sitio en la sociedad y en el ámbito profesional más todavía. Queda todavía mucho que hacer. Se van conquistando escalones que nos acercan a la igualdad, pero la cima aún queda lejos. Todo lo que cuesta nunca es cómodo, pero es necesario.

MERCEDES BELLIDO.

El principal problema cuando se empieza (y cuando uno se profesionaliza) es el dinero. Debería haber más apoyo desde el estado, se debería prestar más ayuda a los creativos ya sea con becas, residencias o con financiación de proyectos, pero como parece imposible que eso vaya a ocurrir, es mejor currárselo mucho y no tirar la toalla, los inicios siempre son duros y lentos.

SECRETARIO Y JUEGO / MERCEDES BELLIDO.

¿El hilo conductor de mi obra? Mantener la tensión del espectador a través de la utilización del misterio, elementos relacionados con la mística y el mundo natural, como animales, plantas, cartas del tarot, relojes de arena, o flores que se marchitan. Al final no deja de ser una revisión constante del ‘vanitas’ barroco y el ‘tempus fugit’.

SALAMANDRA / MERCEDES BELLIDO.

Ahora estoy preparando mi primer libro. Es un proyecto en el que estoy volcando muchas ganas e ilusión.

QUEBRANTAHUESOS Y MUERTE / MERCEDES BELLIDO.

Existe una obra que sigue conmoviéndome, a pesar del tiempo y las tendencias. Se trata del ‘Vanitas’ de Philippe de Champaigne. Me parece de un minimalismo barroco rotundo.

POLAROID 2 / MERCEDES BELLIDO.

Esta es la ensoñación que me gustaría compartir con vosotros: vivir algún día en el Pirineo aragonés, tener un caballo y muchos perros.

 

SANTIAGO TORRES LÓPEZ Poéticas posibles de Marginalia

Santiago Torres (Agujero llamado Nevermore, 2046) es hijo de un paraguas y una máquina de coser. Ha pintado la mayoría de sus cuadros durante sus siestas de treinta horas sin saber cómo y, cuando le preguntan, se limita a balbucear ‘caramba, caramba’. Es un apasionado del cine de Kurosawa y necesita ver su filmografía completa cada doce minutos. Sus zapatillas son visiblemente más cortas que sus pies y le falta la quinta falange de todos sus dedos meñiques, lo que no le ha impedido publicar mas de tres mil libros, entre ellos quince enciclopedias británicas y quijotes, uno de ellos el de Menard. Actualmente reside en su finca de Marginalia con su esposa Déspina Luisa, su perro Rainbow José y su gato Humboldt María, aunque no en ese orden. Tienen previsto que todos sus hijos se llamen George Harrison Ford Fiesta.

Santiago Torres López por Santi Torres López.

El realismo, en tanto que naturalismo o mímesis, está presente en mi obra por una cuestión que podríamos llamar puramente de ‘guion’. Es decir, creo que el tema exige un cierto grado de verosimilitud en la imagen y por tanto planteo la obra en términos de figuración mas o menos realista pero este no es, ni mucho menos, el fin con el que realizo mi trabajo. La denuncia, en el mismo grado que pueda estar la belleza, o la violencia, o cualquier dimensión, digamos emotiva, estaría implícita en tanto que reacción o pulsión natural y puede estar contenida de manera subyacente y un tanto elusiva o bien, si fuera necesario, ser la nota dominante en la obra.

‘Ritual o derribo’ / Santiago Torres López. 

Sin duda, lo que mantiene mi creatividad viva es la constancia en el trabajo y cierta disciplina. Al final, la creatividad es una cuestión más racional y menos impulsiva, creo yo. La mejor manera de estimularla es permaneciendo en el lugar de trabajo y tratando de encontrar un cauce seguro para cada idea. Por otro lado, al mismo nivel, hay que proporcionarle algún alimento que esté hecho de su misma sustancia: veo, o más bien, estudio mucha pintura. Acumulo imágenes, propias y ajenas. Veo mucho cine, leo, etc.

‘La probática piscina’ / Santiago Torres López.

Creo que ante todo intento posicionarme como creador de imágenes y tratar de asumir, de manera responsable, el manejo de un flujo de material que es constante, imponderable e infinito. Ahí es nada. Claro que si realmente entras al estudio a diario con esta idea en la cabeza, te sientas de brazos cruzados y te echas a llorar. Cada día en este oficio es, por suerte, diferente al anterior. Puede que construyas ciertas rutinas y que te parapetes en ellas, pero el ánimo de hoy varía del de ayer y va a influir decisivamente en la manera en que enfocas el trabajo de ese momento. Supongo que tener cierta consciencia de todo esto es, en cierto modo, definir lo que uno hace. O quizás es solo andarse por las ramas …

‘Narrador en off’ / Santiago Torres López.

Como espectador, asisto cada día al devenir de las cosas. Procuro estar más o menos informado de lo que pasa alrededor mío, en el mundo, contrastar algo la información, etc. Todo un poco a ‘nivel de usuario’. Como creador doy una respuesta a todo eso que es la que es. Quiero decir, no soy consciente del grado de implicación que hay en esas respuestas en relación al nivel de indignación o de satisfacción que pueda producir en mí un acontecimiento concreto. No soy lo que se dice ‘un artista político’ expresamente pero, examinando mi obra, no creo poder decir tampoco lo contrario. No soy un agitador de conciencias ni tampoco un oso hibernando en la cueva.

‘De los de atrás del mundo inteligible’ / Santiago Torres López.

El desafío principal es el de enfrentarse a un panorama tremendamente árido y hostil para la creación, para la cultura. Es darse cuenta de que el poder no tiene ningún interés por facilitar el camino a los agentes culturales porque existe una antipatía manifiesta hacia ellos y, sobre todo, porque no se entiende el valor que la cultura tiene para la sociedad. Ante esta postal existen dos opciones: seguir peleando contra la precariedad del sector permaneciendo aquí para intentar activamente que cambien las cosas o largarse a algún lugar donde se valore mas la noción de cultura y el beneficio que esta trae a la sociedad.

‘Pardés’ / Santiago Torres López.

El hilo conductor que une las vértebras de mi obra es, ante todo, el amor por el oficio de la pintura como una labor milenaria. El componente artesanal de mi trabajo es lo que me procura mas estímulos, mas emociones a lo largo de la jornada y lo que me mueve a querer seguir aprendiendo cosas nuevas y cosas viejas. También la fascinación por las imágenes y cómo estas son capaces de condensar infinidad de narraciones y poéticas posibles.

‘Fricción’ / Santiago Torres López.

He hablado algo de mi pintura, aunque también de mi papel como creador de imágenes en general. En este sentido quiero retomar una faceta de mi trabajo que considero que tengo un tanto cubierta por el polvo. Llevo un par de años queriendo retomar el audiovisual y he escrito un montón de cosas, de manera más o menos formal, que podrían derivar en algún cortometraje. Me gustaría poder mostrar el resultado de todas estas tentativas dentro de poco.

‘Desvelo’ / Santiago Torres López.

Cada día encuentro nuevas cosas que me interesan. Pueden ser recientes o tener dos mil años, pero la verdad es que siempre vuelvo a Velázquez. ‘Las Meninas’ es cuadro muy popular y con razón: está lleno de paradojas y de laberintos que te devuelven constantemente a la casilla de inicio.

‘Conjugación Dämmerung’ / Santiago Torres López.

La música es mi gran frustración. Al cabo del día, me doy cuenta de que lo que mas he estado haciendo es escuchar música. Tengo una cantidad alarmante de instrumentos y no sé tocar ninguno. Quien me conozca dirá que esto es previsible pero no me queda otra: ‘Yo mama’ de Frank Zappa es una canción importante para mí. Tiene un solo de guitarra de casi diez minutos que es sencillamente mágico.

 

‘Las islas imaginarias’ / Santiago Torres López.

 

¿Algún deseo recurrente, Santi?

El que todos estáis pensando.

 

 

 

ANGELA DALINGER Fuck it!

Angela Dalinger (Neetzendorf /Alemania, 1984). Actualmente reside en Hamburgo y ha expuesto en galerías y ferias de arte de medio mundo. Para algunos, Angela es sinónimo de radicalismo creativo. Nosotras pasamos de etiquetas, aunque lo cierto es que no nos importaría una miga hacernos cargo de semejante cualidad. La necesidad obliga. ¿Han pensado en las dosis justas que requeriría nuestra controvertida condición —nowadays— para argumentar en torno a la sangre, la explotación sexual, el estupor o las lágrimas? No hace falta que se detengan ni un instante a hacer cálculos inútiles. Mejor miren, observen, báñense en la obra de Angela Dalinger. Contra la complacencia erigimos un estandarte y ella forma parte fundamental de la causa. Su trabajo es tan urgente como esas claves abruptas que, de cuando en cuando, enseñan a desanudar lo que la tristeza y la frustración arrastra. Su trabajo grita y llega tan alto que no precisa más verborrea que imite lo que otros ya han pensado o dicho antes. Una vez más: no se pongan cómodos. Tienen suerte, mucha suerte, de poder presenciar lo que arderá a continuación.

Me niego a centrar mi atención en ese tipo de belleza que nos muestran los medios cada día. Creo que en el arte hay más espacio y mucho más para mostrar que la mera expresión de una idea superficial en torno a la estética.

by ANGELA DALINGER.

Ahora mismo no considero que mi creatividad esté funcionando en absoluto. Tengo muchas ideas y hay miles de cosas que me gustaría pintar, pero a veces me toca luchar con la estúpida que llevo dentro, esa que cree que todo lo que hago apesta y que nunca nada es lo suficientemente sofisticado. Pero entonces me digo: ‘a la mierda’, me pongo un vaso de vino tinto e intento pintar algo que, al menos, me procure la sensación de estar satisfecha con lo que he creado.  

by ANGELA DALINGER.

Definir el sentido de mi trabajo es siempre difícil, aunque mucho más complicado sería tener que definirme a mí misma. Echar un vistazo a mis pinturas es como mirarme en el espejo. No me dice nada. No hay vibraciones de ida y vuelta. Conozco cada detalle y cada error, lo cual convierte el proceso en algo así como mirarme en un espejo distorsionado.  Siempre estoy ansiosa por crear algo que sea auténtico, que para mí es más importante que crear algo bonito. Me gusta expresar mis sentimientos más miserables y cuán miserable puede resultar la gente. Estoy tan desesperada por mostrar lo diferentes que son las cosas en relación a cómo aparecen en los medios … que me lo tomo como si fuera mi vocación.

by ANGELA DALINGER.

Sí, soy una mujer pero realmente no me siento como tal. Es un poco difícil de explicar. Solo intento ser la persona, el ser humano que soy. Nunca he sentido o percibido que mi trabajo haya sido rechazado por el hecho de ser mujer. No puedo decir que tenga una buena relación con la sociedad, lo cual suelo expresar bastante en mi trabajo, pero un poco de sufrimiento no hace daño a la creatividad. 

by ANGELA DALINGER.

Mi ideal de vida se parece a una casa en el campo, tal vez en España, con un tío majo y un perro, poder ganarme la vida de mi arte; tener una mente lúcida, ser muy leída y fumarme todos los cigarrillos que me de la gana sin tener miedo a morir de cáncer.  

by ANGELA DALINGER.

Estoy trabajando en un pequeño libro sobre la temática ‘elementos del crimen’, que en su mayoría aborda los objetos que suelen aparecer cuando un crimen tiene lugar, pero también las emociones que pueden conducir a una persona a cometerlo. Por ejemplo, el sentimiento de humillación. Para ello, he utilizado el bordado. Espero poder terminar el libro pronto. 

by ANGELA DALINGER.

Me gusta pintar cosas feas y gente fea y quizá también ofrecer al espectador cierto sentimiento de incomodidad. Siempre quiero echar un vistazo más allá de la superficie, intentar mostrar un pedazo del mundo real en mis pinturas. Y porque estoy luchando contra la depresión, no puedo evitar intentar expresarlo en mi trabajo.

by ANGELA DALINGER.

Pintar sangre es siempre divertido. Tengo un botecito de pintura ‘rojo sangre’ brillante precisamente para eso. Uno de mis intereses es el crimen, me gusta leer sobre ello y es muy inspirador para mí, aunque encuentro bastante difícil de combinar esta temática con mi estilo ‘naive’ a la hora de pintar.    

by ANGELA DALINGER.

Diría que Alemania es un lugar seguro para vivir. La seguridad a nivel social es bastante elevada, pero la verdad es que me gustaría mudarme a España, especialmente porque me gusta la gente de allí. También mi trabajo parece valorarse más.  Ya he expuesto ocho veces en España, mientras que en Alemania solamente lo he hecho una vez. En cualquier caso y de momento, dependo de la ayuda del Jobcenter en Alemania, así que me parece que tendré que quedarme un poco más en mi pueblecito alemán.  

 

 

CARMEN CAÑADAS Lienzos con vida propia

Carmen nació en Granada en 1959. Lleva treinta y cinco años dando pinceladas diarias en la isla de Mallorca, observando, viviendo, meditando, debatiendo para poder ponerle grapas a un nuevo lienzo. A los catorce años ya pintaba retratos. No concibe la vida sin creatividad, afirma con seguridad que es algo que se trabaja y que es necesaria para el desarrollo emocional. El arte y ella son la misma cosa.

Carmen sirviéndose de su modelo para ultimar detalles de su obra ‘SIN TÍTULO’.

Mis vivencias y el mundo que me rodea son el motor de mi creatividad.

‘Contorsionista’. Óleo sobre lienzo. 200×100 cm.

Los fondos negros u oscuros representan lo oculto, lo que no se ve pero puede estar. Es una forma de lenguaje más profunda que no necesita más representación porque limitaría la imaginación.

‘Casta Meretrix’. Óleo sobre lienzo. 162×81 cm.

Yo vivo mi trabajo como un acto de amor. La pintura es la herramienta que utilizo para expresar mis emociones y mis puntos de vista acerca de mis experiencias, con la intención de comprender y autoconocerme.

‘Retrato con peineta’. Óleo sobre lienzo. 19×27 cm.
‘Pau’. Óleo sobre lienzo. 19×61 cm.

Carmen es artista de corazón y condición. Se desarrolló bajo la influencia de su padre, el artista Miguel Cañadas. Sus pinturas neobarrocas se caracterizan por la crítica social y la naturaleza del ser humano.

Me considero humanista, libre pensadora y me pierde el campo de la investigación. A través de la naturaleza, descubrí tanto los colores como las luces y las sombras.

‘Meninas en miriñaque’. Óleo sobre lienzo. 72×93 cm.

Como mujer y como artista vivo en un absurdo, nunca he creído que tuviera que luchar por ningún derecho. Como cualquier otro ser humano, los adquirí nada más llegar al mundo. Considero que pretender lo contrario es fruto de la ignorancia y del miedo.

Tenemos un mercado a medida de los especuladores, donde se ningunea a los artistas, donde escasean la cultura y el criterio. Vivimos en un país donde el sistema educativo es un fracaso, donde se aplasta el talento y se estimulan la competitividad y la ignorancia, donde a las mujeres nos quieren posando y no creando.

‘La justicia’. Óleo sobre lienzo. 19×61 cm.

Los artistas y las artistas somos trabajadores incansables, somos generadoras de riqueza. Gracias a ello existen los museos, los teatros, los auditorios, bibliotecas y librerías, salas de cine, galerías y ferias de arte, representantes y un largo etcétera.

‘Creativo creando’. Homenaje a Joan Miró. Óleo sobre lienzo. 81×54 cm.

Considero que el principal desafío al que se enfrentan los creadores en España es la falta de cultura artística, bien fundamental para el correcto desarrollo del ser humano a niveles emocionales, psíquicos y espirituales. Nos enfrentamos a una administración y a un sistema que nos retrotrae e intenta invisibilizarnos. No me gusta dar consejos, pero en todo caso tenemos el derecho y la obligación de desarrollarnos según nuestras capacidades y preferencias.

‘Burka europeo’. Óleo sobre lienzo. 27×19 cm.

La pintora está preparando una exposición para este otoño en la galería Marimón de Palma. También, junto con su asociación y el ayuntamiento de Calvià, preparan la tercera edición de Joanart 2018. Se trata de un evento artístico que se celebra el 24 de Junio y donde participan todas las disciplinas artísticas. En la pasada edición consiguieron por primera vez en Baleares, que el ayuntamiento de Calvià firmara con la AAVIB ( Asociación de Artistas Visuales de Baleares) el código de las buenas prácticas artísticas.

Detalle de ‘La autoridad’. Óleo sobre lienzo. 200×71 cm.
‘Superbia’. Óleo sobre lienzo. 200×100 cm.

©DÉBORAH GUERRERO y TXETXU GONZÁLEZ para THALAMUS MAGAZINE.

 

MARINA HO y la reinvención de la oscuridad

Marina Ho nace en 1979, pero esperará veintiocho años para despegar y consolidar su segundo nacimiento. Este estallido artístico, a través de la constante mutación y exploración, es el resultado de un viaje espiritual. Viniendo de una familia donde los libros y el arte siempre estuvieron presentes, ella trae consigo un bagaje multicultural que culminará más adelante en un íntimo y heurístico viaje. Marina tiende a la representación de figuras carnosas, cuerpos llenos de interrogantes, evocaciones solemnes y al mismo tiempo libres de cualquier sospecha de fingimiento o forzada sofisticación. Su trabajo nos conecta con una suerte de reencuentro interior necesario, nos interpela desde el magma hasta la corteza e invita a los sentidos numerables a un devenir abundante, sutil e insospechado. En THALAMUS estamos -una vez más- de celebración por poder contar con su amistad, su generosidad, su talento y su presencia. Los fantasmas de nuestro ‘primer número’ ya pueden descansar tranquilos.

 

Marina Ho en acción.
El color negro está asociado a la nada, la profundidad, los abismos. La oscuridad puede parecer inquietante para muchos, pero es al sumergirse en ella que descubrimos la inmensidad de los caminos que conducen a la luz, gracias a un trabajo de introspección. Para mí es sinónimo de la imagen que encarna la alegoría de la cueva de Platón, es ese camino de la ignorancia al conocimiento, de la oscuridad a la luz y de la desesperanza a la esperanza. A nivel personal, es mi profundidad, mi intimidad, mis heridas y mi experiencia.

 

Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Lo que mantiene mi creatividad viva y en funcionamiento es el desenlace. La inconstancia y la conciencia. El conocimiento. Que nada es eterno ni adquirido y que cada momento es efímero. ‘Crear para no morir’.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Lo que siento, lo que trato de expresar mientras trabajo son las emociones con las que convivo, pasando de la melancolía a la esperanza, buscando el momento de gracia, la poesía, los desconciertos que me son valiosos. Lo que realmente define mi trabajo es ese intento de expresar el momento fugaz que existe de una emoción a otra, la inconstancia que me habita y que intento domesticar a través del arte. Lo escurridizo y … crear un ruptura en el tiempo.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Como mujer, obviamente lucho por la igualdad en el mundo del arte, pero tengo el privilegio de no experimentar ninguna discriminación en las galerías parisinas que me representan.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.

Mi ‘vida ideal’ es la que ya vivo. Intento satisfacerme todos los días a pesar de mis exigencias.

Imagen cortesía de ©Marina Ho.

 

¿Proyectos futuros? Exponer en Japón, un país al que dedico un enorme interés en el campo artístico. También me gustaría exponer en Vietnam, mi país de origen, en Nueva York o en Europa. Y, por supuesto, continuar exponiendo en París con Beatrice Soulié y Jean Marie FELLI.

Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Me gusta mucho el drama que contiene el Réquiem de Mozart, al que encuentro tanta profundidad como gracia.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Esos personajes, figuras solitarias que aparecen en mis obras expresan lo escurridizo, los sentimientos humanos del alma, que a menudo están presentes en mi trabajo y son mi principal fuente de inspiración. La condición humana.  A través de los retratos, trato de revelar todas las sutilezas de los diferentes estados de ánimo.

 

Imagen cortesía de ©Marina Ho.

 

Aquí os dejamos ‘CHARCOAL FILM’, un pequeño film dirigido y realizado por Boris Beynet / Idbrandfilm.com sobre Marina, su obra y su proceso creativo. Deléitense:

©Txetxu González para THALAMUS MAGAZINE.

SOCATOBA La explosión de la libertad plena

Sonia Carballo (Socatoba). Nace en Badajoz, en 1979. Es licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Sevilla. Ha expuesto en diferentes países, entre los cuales destacan Japón, México, China y Alemania. Recientemente fue galardonada con el accésit ‘Algemesí Valencia’ y reconocida por ‘ARTEINFORMADO’ (Espacio iberoamericano del arte) por ser una de las quince artistas a seguir en el 2018. Vive y trabaja en Barcelona. Pero todos estos datos son —me atrevo a afirmar— irrelevantes, porque lo importante es que ella ha revuelto y continuará revolviendo las entrañas de medio mundo. Irradia. Arrebata. Doblega. Regala. Sobrepasa. Es una artista total. Más adjetivos para describir su obra y su personalidad resultan inútiles. ¿Para qué escribir sobre la belleza que trasciende incluso a los ojos que la observan?

Me encuentro frente a la sección de ‘Arte’ de una conocida librería madrileña. Me es imposible dar con el libro que no busco. Ni siquiera sé si quiero encontrar algo. Tengo hambre y he prometido a mi sobrino de siete años —que no para de trastear en la sección de ciencia ficción— que en cuanto terminemos allí, la próxima parada será en cierto café al que solemos ser fieles los domingos. Todo sea por la tarta de chocolate que dispensan. No paro de quitarle ojo a Adriano mientras miro libros que no me dicen nada. Se mea. Le pregunto si se mea y me dice que no, pero yo sé que se mea. El hecho de que esté de rodillas en el suelo con esa sonrisa de ‘me gustaría liarla y todavía no sé cómo’ ya es un síntoma. Conozco esas poses. A mí también me pasa: cuando la ansiedad empieza a flirtear de la manera más chunga con mi respiración, con mi cuerpo, la gusa que me entra suele ser fina. Las ganas de mear también. Estoy escribiendo esto y tengo ganas de mear. Deben saberlo. No es información baladí. Y no voy a mear porque no quiero levantarme de la silla, aunque me explote la puta vejiga. Solamente quiero seguir escribiendo. Estoy ansioso. Quiero dar con lo que no busco y además, en este caso, sé que quiero encontrar algo. Tal vez, al menos, las palabras justas, las palabras adecuadas, el hilo robado que evite la posibilidad de cagarla. De pronto, cuando todo parece perdido, Déborah me pone en las manos un libro tamaño XXL sobre la obra de Francisco de Goya. Salta el chispazo. Cuando veáis algunas de las obras de Sonia, lo entenderéis, aunque ella misma se encargue, siempre que tiene oportunidad, de cortar de raíz cualquier atisbo de comparación con otros artistas: ‘Nunca he seguido la estela de nadie a la hora de desarrollar mi trabajo. Todos tenemos influencias, claro. Es inevitable. Pero ponerse un espejo delante es algo que cuesta mucho hacer. El ser interno que va más allá de la conciencia … cuando trabajas de esa manera no hay límites’. ¿Hija putativa del modernismo español? Mucho, muchísimo más que eso, créanme. Socatoba es un animal creativo cuya capacidad nos sacude los sentidos para purificarlos a través de los límites que, como humanos, somos incapaces de percibir o dar nombre. Pintura, dibujo, fotografía … cualquier ‘indisciplina’ es para ella una herramienta válida a la hora de dar fondo y forma a su obra. En sus cuadros, los contrarios se buscan y entrelazan, los enemigos no existen. Al mismo tiempo, sus mil y una formas de denunciar lo abyecto de la condición humana nos invitan a una reflexión necesaria sobre cómo nos sentimos, sobre qué rol jugamos en la partida (de antemano perdida) de las inercias cotidianas. La belleza y sus detractores se funden en figuras que el ‘envoltorio’ supura, todo para dejar emerger, en cada una de sus piezas, la posibilidad de una nueva trascendencia.

Después de varias semanas mareando la perdiz, intercambiando mensajes, conversaciones de chat, mails, fotografías, discusiones apasionantes entre horas … este es el pequeño homenaje que, desde Thalamus, queremos hacerle a Sonia Carballo ‘Socatoba’, mujer, fantasma, artista humilde, total e indócil que vuela sin marcas de motor, contracorriente y sin casarse con nadie. Es un auténtico placer tenerla cerca.

¿Recuerdas tu primera experiencia ‘desesperada’ con la pintura? ¿Cómo sucedió? ¿Qué supuso para ti?

No la llamaría desesperada, pero sí bastante incómoda. Me sucedió en un concurso de pintura rápida de mi ciudad, cuando todavía era jovencilla. Nos presentamos varias amigas. Consistía en pintar un cuadro durante un día en un lugar indicado. Al acabar el día, el jurado decidía los premiados. Antes, los miembros se iban paseando, observando a los concursantes. En un momento dado, se pararon donde nos encontrábamos nosotras pintando. La situación se produjo cuando el crítico de arte (parte del jurado y único crítico conocido de la ciudad) se puso a hablar sobre las obras de mis compañeras con el resto de representantes del jurado, dando literalmente la espalda no solo a mi trabajo sino también a mi persona. Sentí una sensación bastante fea, la verdad. En aquel momento era joven y tenía muchas inseguridades con respecto a mi obra. Si ahora me ocurriera lo mismo me daría bastante igual. El tema es que, ese mismo crítico, al que me encontré varios años después en otros eventos culturales, aún me llamaba con otro nombre. Me pareció increíble, pero al menos lo que me produjo esa situación, después de tanto tiempo, fue una gran carcajada. Anécdotas de estas tengo bastantes, como ya os podréis imaginar, pero insisto: para llamarlas ‘desesperadas’ tampoco.

Hablas de las inseguridades que sentías con respecto a tu obra cuando eras más joven. ¿Cuál es tu relación con la inseguridad a día de hoy?

A día de hoy, casi desapareció. Cuando eres consciente de que la inseguridad es una ‘autodevaluación’ subjetiva y arbitraria de tu propia capacidad, normalmente de tendencia negativa y que no sirve para nada, solo para inmovilizarte … la vas dejando atrás. Darte cuenta de que tienes que cambiar la inseguridad por seguridad, seguridad porque eres fiel a lo que sientes, a lo que haces, a ti misma. Si tú estas segura de ti misma lo que proyectarás justamente será seguridad.

©SOCATOBA.

Tu obra está repleta de evocaciones diversas, complementarias y al mismo tiempo enfrentadas: la ascensión y el derrumbamiento, la destrucción, la figura de la madre, la búsqueda o la ausencia de identidad, los polos opuestos, la denuncia. ¿Existe contradicción o pura necesidad en la materialización de todas estas evocaciones?

Partiendo de que la base de mi trabajo se fundamenta en la necesidad de expresión de hechos y situaciones que ocurren a mi alrededor, en el mundo o en mi propia vida, es normal que todas estas evocaciones aparezcan en ella, por pura contradicción, necesidad de materialización o simplemente porque tengo plena libertad de hacer lo que me venga en gana.

¿Crees que esa libertad es real? A veces, nos da la sensación de que lo que ‘elegimos’ hacer o decir con lo que pintamos, escribimos, representamos o esculpimos está DEMASIADO condicionado por lo que tenemos alrededor, que el concepto de libertad se ha violentado tanto que al final hemos perdido control sobre nuestras necesidades reales,  cediendo espacio y tiempo a los intereses o exigencias de la sociedad de consumo.

Sí, creo que esa libertad es real. Estar condicionados como personas que vivimos dentro de una sociedad sea de consumo o no es estar en parte condicionada por ella, en algún que otro aspecto. Lo necesario es darnos cuenta de ello y tener claro si queremos o no estar en ese estado.

©SOCATOBA.

¿Qué marco le pondrías a un espejo resquebrajado y antiguo? ¿Qué barniz utilizarías para ‘proteger’ tu propio autorretrato? ¿Brillante, satinado o mate?

Depende de lo que me transmita el espejo, si tiene necesidad de ser enmarcado lo enmarcaría con un marco antiguo y con historia como él, y si me transmite que no tiene la necesidad de ser enmarcado, no lo enmarcaría. Mate, para que no se refleje nada en él.

©SOCATOBA.

Define a aquellos que se empeñan en definir tus obras.

Pues en este mundo es normal que todos intentemos definir las cosas, las situaciones o las personas. La verdad es que me siento incapaz de definir a las personas que se empeñan en definir mis obras. Creo que simplemente el empeño de querer definir tiene que ser libre, pero si lo haces desde el conocimiento, la definición sería mucho más acertada.

Goya, Dalí, Susan Sontag, Alejandra Pizarnik, Francis Bacon … ¿con quién te irías a tomar un vermut o cuatro? ¿Cón quién a pasar todos los puentes de todos los santos a orillas del lago Walden?

Me iría con todos para poder conocerlos en persona. Una vez con ellos, vería si tomarme uno (por educación) y … me tomaría cuatro con los que me hicieran sentir más a gusto. Hasta conocerlos, imposible decidir con quién pasaría todos los puentes de todos los santos. Pero bueno, si invitan ellos ¿por qué no? ¡Está muy bien vivir experiencias nuevas con gente que no conoces!

©SOCATOBA..

Dentro de diez o quince años una galería de arte será un lugar …

Difícil predecir el futuro. Por ahora no tengo esa capacidad.

Sí me gustaría que siguieran existiendo las galerías que trabajan con artistas que necesitan empuje y apoyo, ayudando a darles voz y mostrando su obra en otros países, en ferias … y que tengan coleccionistas que no solo compren trabajo de gente ya consolidada.

España es ese lugar del mundo en el que la gente, por lo general, todavía pide permiso para entrar a una galería de arte. Es una realidad que no se da en la mayoría de países de nuestro entorno. ¿A qué crees que se debe? Y ya que mencionas la figura del coleccionista de arte, ¿qué crees que haría falta para que se comenzara a implantar una cultura de adquisición de obras sostenible y al alcance de todos?

La verdad es que no creo que solo ocurra en España. Que aquí todavía siga existiendo ese pensamiento del arte como algo elitista, puede ser, pero creo que ya está más que superado. Igual pienso que, en parte, muchas de las galerías crean justamente ese ‘halo’ porque solo les interesa el público que directamente sea un posible comprador, coleccionista …  A veces ni a mí me dan ganas de entrar. Por otra parte, no creo que se tenga que implantar una cultura de adquisición de obras sostenible y al alcance de todos porque ya existe.
 No todos los artistas movemos precios desorbitados, dentro de mundo del arte hay muchos artistas y muchos precios, de los cuales todos nos podemos permitir comprar. El tema es que la gente no está acostumbrada, al menos en este país, a comprar arte.

En cualquier caso, esta pregunta da mucho juego, porque de paso podríamos hablar otra vez de la precariedad laboral de los creadores, del poco apoyo por parte del gobierno, del porcentaje que se llevan las galerías (que ya casi todas, por no decir todas, se llevan un 50% de la venta), el IVA al 21 %, que incluso trabajando con galerías (si es que tienes la suerte de que te lleve alguna) no te aseguran ventas … ¿creéis que la gente esta informada sobre todo esto?

¿A quién dedicarías el último cuadro, la última performance, la última fotografía de tu vida?

A mí misma.

Algunas artistas eluden responder preguntas relacionadas con la política. ¿Eres tú una de esas artistas?

NO, aunque sinceramente hablar de política me pone bastante nerviosa. Hay personas que se vuelven muy radicales cuando hablan de este tema. Creo que sería más sano e inteligente si tuviéramos la capacidad de poder hablar de política de una manera más tranquila, escuchando opiniones diferentes sin llegar al nivel del odio y la confrontación exagerada.

¿Qué opinas sobre la posibilidad de implantar una renta básica para artistas y creadores? ¿Estarías a favor o en contra?

A favor de la renta básica, evidentemente. Leí hace poco en un texto sobre renta básica para creadores lo siguiente: “Lo importante no es, como dijo Joseph Beuys, eso de que ‘todo ser humano es un artista’ sino garantizar que cualquier persona que decida ser artista pueda efectivamente serlo”. Una gran verdad. No vivir bajo la precariedad laboral, ya que la mayoría de las profesionales de estos sectores vivimos de otros trabajos para poder compensar los que no recibimos como creadores. Y si ya entráramos en el tema del género …

¿No crees que posicionarse a favor de la renta básica para artistas y creadores es también una manera de posicionarse políticamente?

Pues sí. El gobierno no está haciendo nada por la cultura … a parte de recortar. Lo que me pregunto es cuál de los partidos políticos sería el indicado para que la renta básica para creadores fuera una realidad y no un discurso para ganar los votos de los que nos dedicamos a esto. Evidentemente quieren borregos. Son más fáciles de manejar. Rollo rebaño. Somos así de tontos.

©SOCATOBA.

En una hipotética carrera de fondo en la que te ves obligada a participar … Rajoy te adelanta por la derecha con ese peculiarísimo estilo al andar que le caracteriza. Justo en ese instante, caes en la cuenta de que se le van cayendo sendos hilillos de plastilina negra (o chapapote) por la nariz y la boca. Tu reacción ante semejante cuadro es: a) parar de correr y empezar a descojonarte en su cara; b) hacerle la zancadilla; c) sacarle una foto con el móvil para, en un momento futuro, poder pintar la escena; d) pasar de su coño corrupto.

Me tendría que ver en la situación y la verdad es que no me veo para nada, aunque creo que por mi manera de ser y siendo artista … pintaría la escena y creo que podríais imaginar cómo sería … BOOM! Hace unos años dibujé al rey Juan Carlos para la revista Vice. Nos pidieron a varios artistas una interpretación sobre su persona. La verdad es que me quedé bastante ancha …

‘NUESTRO REY’ de ©SOCATOBA para la revista VICE.

 ¿Qué criaturas deambulan por tus Inner Landscapes?

Criaturas zoomorfas que actúan con plena libertad dentro de paisajes oníricos … otra manera de trabajar sobre la creación de nuevos paraísos. 

©SOCATOBA.

La canción de tu vida o de tu principio del nuevo año es …

‘I won’t complain’ de Benjamin Clementine.

©SOCATOBA.

¿En qué andas enfangada ahora mismo? ¿Algún proyecto, exposición, ensoñación o ida de pinza que desees compartir con nosotros?

Sigo trabajando en la serie ‘The End of Nature’ (entre otras que sigo ampliando y creando), cerrando varias exposiciones en Barcelona, una colectiva para el 15 de Febrero y otra individual para el 22 de marzo, donde expondré por primera vez la serie completa ’49 Maneras de Dibujar a una madre’, a punto de comenzar un proyecto mural privado. ¡Os iré informando!

Ensoñaciones tengo muchísimas e idas de pinza también, pero creo que no las voy a compartir. Bueno, solo una ensoñación que sé que se convertirá en realidad: poder vivir plenamente de mi trabajo artístico y tener un taller enorme (fábrica antigua, a poder ser) y volverme loca trabajando dentro de ella.

SOCATOBA estará expuesta en CAGE (Cortines 23, Born, Barcelona, 08003) del 22 de Marzo al 11 de Mayo de 2018. Vernissage: 22 de Marzo a las 19.30. 

©Txetxu González para THALAMUS MAGAZINE.

Ir a ... Top