REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

‘LOS DÍAS DE LA NIEVE’, de Alberto Conejero Descubriendo a Miguel Hernández desde la mirada de su inseparable Josefina Manresa

Por Sara Barragán del Rey
sarabarragan@gmail.com
Madrid 22/03/2019


EDICIONES ANTÍGONA

Cuando un escritor como Miguel Hernández nos ha dejado tanta poesía que al final su persona se diluye entre sus versos terminando por ser casi un mito imaginario es sorprendente y, aún más, excitante, poder hacer tangible y palpable su sombra real a través de la mirada de alguien que le acompañó: su mujer Josefina Manresa. Pero esto es solo una introducción. Lo realmente exquisito de este libro y obra de teatro es que esta mujer cobre vida en un texto escrito a partir de sus memorias y algunas cartas. La ficción basada en la realidad investigada en otros manuscritos. Alberto Conejero, dramaturgo y poeta, es quien ha logrado esta hazaña en Los días de la nieve (publicado por Ediciones Antígona en 2018). No es la primera vez que Conejero nos traslada a este mundo de realidad y ficción en el que logra reconstruir partes de la historia de grandes personajes a través de otros “secundarios”. Ya lo hizo con la galardonada obra La piedra oscura, en la que tomando de fondo la relación de Federico García Lorca con su último amante, Rafael Rodríguez Rapún, nos cuenta otros aspectos del poeta granadino a través de la mirada de este otro personaje “secundario”.

Decir “secundario” no es más que una forma de entendernos. Porque, en realidad, los secundarios son, en este caso, los verdaderos protagonistas. Josefina Manresa no es solo una excusa para hablar de Miguel Hernández, es en sí misma un personaje vivo, complejo, rico y tan real que casi es posible escuchar su voz entre las letras impresas. A lo largo del libro es posible masticar y saborear las emociones de este personaje que a través de un cadencioso e interminable monólogo, envuelto en la oscuridad y en la nostalgia, nos va descubriendo, casi sin darnos cuenta, una clave detrás de otra para, al final, entender, que la poesía de Hernández no hubiera sido la misma sin la existencia de esta mujer. Y que, de alguna manera, ella también forma parte del poeta y el poeta de ella. Que la poesía fue un hijo de los dos. Al fin y al cabo, no somos individuos aislados, sino redes en movimiento, alimentándonos unos a otros con palabras, miradas y evoluciones.

Miguel escribió mucho sobre nuestro primer hijo.
Tiene muchos poemas para Manolillo.
Manuel Ramón.
A veces los leo y me consuelan.
Y otras me hacen llorar.
De todos modos
algunos se me han metido adentro.
No tengo que abrir ningún libro para leerlos.

La historia de Los días de la nieve es directa, sin artificios, de esas que emocionan desde la primera frase hasta la última. Tan coloquial que se devora y llega íntegra a la punta de los dedos y lo más recóndito de la médula espinal. Josefina es una costurera que trabaja en un vestido del color azul del mar y que será su último encargo. En ese intervalo de tiempo en el que da las últimas puntadas, la clienta espera y se convierte en la interlocutora silenciosa que representa al lector. Josefina Manresa teje el vestido azul para nosotros, mientras rememora su vida y revive su historia en la que aparece, de forma paralela, la historia de Miguel Hernández y su propio final. Lo fascinante es cómo la poesía hila la vida, el amor y el sufrimiento de una mujer fuerte, que se enfrentó a la muerte y fue capaz de nombrarla a través de los nombres de sus hijos y que en su propio relato poético, nos va desgranando y mostrando fragmentos de cartas, de poemas y de palabras que el poeta dedicó a su familia.

Aquí están las coplillas de la cebolla,
que tanto han gustado.
Eso fue porque le conté a Miguel
que solo comíamos guisos de cebolla y patata.
No, no, cebolla cruda no.
Al menos para hervir teníamos.

La cadencia de la poesía, casi lorquiana, con la que Conejero va hilando (cosiendo) y construyendo a esta mujer, hace que esa reconstrucción de la memoria y del pasado se transformen en una especie de renacimiento. ¿Hay mejor homenaje para hacer a aquellos legados que volverlos a hacer vivos? Eso es lo que hace Conejero con su escritura, tan válida para ser representada en un teatro como para leerla en un rincón acalorado de la noche: homenajes de palabras.

Y di a luz.
Es bonito eso, ¿verdad?
Dar a luz. Dar a alguien a luz.
Aquí paso muchas horas sola.
Y pienso en las palabras.
Como si las cosiera y descosiera.

 

 

Ir a ... Top