REVISTA DE ARTE CONTRA LA CORDURA

Tag archive

artista

HORACIO QUIROZ La condición humana inmersa en su dualidad

Edición: 
Txetxu González
thalamusxmagazine@gmail.com
Madrid/Ciudad de México. 03/04/2019.


HORACIO QUIROZ.

Afincado en Ciudad de México, Horacio Quiroz comienza sus estudios de pintura, de forma autodidacta, en el año 2013. Ese mismo año, motivado por su pasión hacia las artes visuales, decide dejar la publicidad para dedicarse por completo a la actividad artística. Durante los últimos años se ha lanzado en una nueva trayectoria vital y profesional, experimentando con varias técnicas propias de representación pictórica que le han guiado en la definición de su visión e identidad como artista. Este cambio en su vida ha dado lugar a una profunda introspección personal, estrechamente vinculada a lo que ahora da forma a su cuerpo de trabajo.

EN EL ESTUDIO DE HORACIO QUIROZ.

Creo que el cuerpo es el receptáculo de nuestra historia espiritual en este plano en el que vivimos. Es a través del cuerpo que aprendemos día a día la experiencia humana. La identidad y la anatomía son complementarias y opuestas, no puedes tener conciencia respecto de ti mismo y de lo que te hace diferente a los demás sin estas dos variables. El miedo para mí es la emoción que acciona al mundo en su mayoría, el trabajo está en hacerlo consciente para transmutarlo y poder actuar desde otro lugar más caritativo. La belleza no está en el resultado de la trasmutación sino en el proceso de catalización y cambio.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

Creo que propiciar espacios de paz mental, deshacerse del discurso interno que continuamente hace ruido en la cabeza ayuda bastante a mantener la creatividad viva y funcionando. Olvidarse del móvil y el trabajo durante ciertos períodos de tiempo tampoco me vendría mal. Cuando estableces estos parénesis o espacios de no pensar, dentro de la rutina de trabajo, la creatividad surge sola. Creo que releer el “Catching the big fish” de David Lynch no me vendría mal en estos momentos.

EN EL ESTUDIO DE HORACIO QUIROZ.

Creo que mi trabajo es emocional, catártico, confrontativo y que está lleno de dudas. Mientras trabajo invoco a la concentración, me distraigo muy fácil.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

No me siento cómodo del todo con las sinergias que genera el mercado del arte en la actualidad, pero hay que tratar de adaptarse. Gracias a los avances tecnológicos somos víctimas de la inmediatez, todo es cada vez más rápido y el mismo mercado exige al creador la misma prontitud con la que avanza el mundo, pero para mí la pintura es un ejercicio que no puede modificar sus tiempos de producción. Algo a favor es que las redes sociales están devolviendo autonomía al artista dentro del mercado del arte, de forma que puedes trabajar con galerías y tener clientes en prácticamente cualquier parte del mundo, sin estar limitado a la burocracia del mercado de tu país.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

Creo que el mercado del arte en México empezó a ocupar un lugar de importancia y crecimiento desde hace más de diez años, con el surgimiento de las ferias de arte internacionales que tienen lugar en mi país, pero incluso así falta todavía mucha diversificación y madurez en el mercado del arte en México. Falta educación en el coleccionismo, impulso a los nuevos coleccionistas y democratización hacia todos los tipos de arte. Como pintor figurativo en México extraño los circuitos bien establecidos que existen en el Reino Unido, Australia o Europa, donde cuentan con publicaciones, galerías y ferias que impulsan y validan conjuntamente el trabajo de los pintores figurativo-surrealistas.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

Mi consejo para los artistas que están empezando es que no se comparen. La carrera de un artista es única. También es muy necesario que planifiquen, en lo posible, sus finanzas.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

El hilo conductor que une la mayor parte de mi trabajo es la reflexión sobre la condición humana, inmersa en la dualidad.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

Prefiero no pensar en el futuro, es mejor trabajar y estar listo para cuando las oportunidades llamen a la puerta.

OBRA SELECCIONADA DE HORACIO QUIROZ.

Si tuviera que mencionar a un artista que, aún hoy, me sigue conmoviendo ese sería Egon Schiele.

 

Asis Percales Humor para nuestros sentidos

Edición:
Leticia Delgado
Andrea Farré
ltcdelgado@gmail.com
andrea.farre@gmail.com
Barcelona 17/12/2018.


©Asis Percales

Nacido en 1986, Asis Percales recuerda que le gustaba dibujar y experimentar con colores y materiales como a todos los niños. Hoy no es pirotécnico ni gerente en un videoclub porque cursó el bachillerato artístico, centrándose en la ilustración. Compaginó estudios posteriores de diseño gráfico y publicidad con la ilustración freelance, la serigrafía, las exposiciones temporales en salas y trabajos para diferentes marcas. 

De la primera exposición en su Granada natal Asis recuerda la mezcla de nervios y alegría al hacer público su trabajo, poder ver la reacción de la gente y darse cuenta de que la ilustración podía ser algo serio. Algo que a día de hoy le da para vivir en Barcelona y comer: ‘No todos los días arroz, que alguno que otro hay gambas’, nos cuenta. No sabe qué vendrá en el futuro, pero está satisfecho con el presente. No dejan de salir proyectos, y cuando no salen, los busca y encuentra. 

Se inspira en el arte mexicano, la ‘estética tattoo’, el cómic y la cultura popular. Sus referentes creativos: desde Robert Crumb o Egon Schiele, pasando por Tim Burton y Edward Gorey, a nombres más actuales como Julián de Narváez, Diego Mora o Ricardo Cavolo.

Obra de ©Asis Percales.

Le hemos pedido que nos recomendara una novela gráfica, la última que ha disfrutado. Su respuesta: ‘Art and Beauty Magazine de Robert Crumb y alguna de Miguel Brieva’.

Obra de ©Asis Percales.

En mi obra se entremezclan personajes, criaturas y elementos de diversa naturaleza, los cuales aparecen representados dando una sensación de fealdad y belleza en diferentes situaciones y actitudes.

Obra de ©Asis Percales.

La ilustración ahora mismo es mi profesión, además de una forma de divertirme y expresarme.

Obra de ©Asis Percales.

Mi trabajo no sería posible sin música y sentido del humor.

Obra de ©Asis Percales.

Creo que la ilustración es un don, aunque en realidad es trabajo y dedicación que se ha de usar como un látigo para despertar a la sociedad y provocar.

Obra de ©Asis Percales.

 

MERLIJNE MARELL Viaje a Estocolmo

Edición:
Leticia Delgado
Andrea Farré
ltcdelgado@gmail.com
andrea.farre@gmail.com
Barcelona/Arnhem.
11/12/2018.


Para Merlijne Marell la ilustración es una forma de diseñar su propio mundo y compartirlo con otros. Vive y trabaja en la ciudad que la vio nacer, Arnhem (Holanda). Allí fue donde, a los nueve años, asistió a una charla de una ilustradora que le abrió los ojos: descubrió que existía la profesión de «ilustrador”. Un año después, ganó un concurso de dibujos que le permitió viajar a Estocolmo con su familia para visitar el centro cultural Junibacken (inspirado en la creadora de Pipi Calzaslargas). Para Merlijne, haber ganado ese concurso, supuso  su primer éxito como ilustradora. 

Formada en la Academia Willem de Kooning de Rotterdam (Holanda) y en la Escuela de Artes de Gante (Bélgica), para crear su trabajo sueña despierta, lee y hojea libros, visita exposiciones, observa la naturaleza y habla con otros acerca de lo que quieren hacer o en qué les gustaría convertirse. 

En este momento trabaja en su tercer libro, con el villano que la acompaña en su obra desde hace más de diez años de protagonista. Está en las primeras fases del proceso, las más difíciles: después de haberlo imaginado, debe trasladarlo al papel. En esta ocasión es más difícil, si cabe, por tratarse de un trabajo muy personal, lo que lo convierte en algo “urgente, hermoso y aterrador al mismo tiempo”. Cuando lo termine le gustaría exponer las ilustraciones de este libro en una pequeña galería de Amberes llamada Bries Space. Es un lugar que ella define como encantador y que le gusta porque mezcla pintura, ilustración, diseño gráfico, cómic, animación y escultura.

En el plano de los proyectos por definir, le da vueltas a una posible colaboración con un diseñador de productos para transformar sus ilustraciones en un utensilio textil, lo que supondría explorar un nuevo medio para expresar sus historias visuales.  

Las ideas y la inspiración surgen más rápido que su ejecución, así que siempre tiene trabajo por hacer. Sueña con tener energía ilimitada para crear.

©Merlijne Marell.

Mi primer libro ‘Schobbejacques en de 7 geiten’ (Loopvis, 2015), fue ganador de un ‘Vlag y Wimpel’. Esto me dio la oportunidad de exponerlo en el Stedelijk Museum de Amsterdam. Además, las ilustraciones se expusieron en el Rijksmuseum Amsterdam y en el Museo de la Nación Eslovaca en Bratislava.

Obra de ©Merlijne Marell.

Desde niña he estado vinculada a la ilustración, a través de libros que leía y que había en casa.

Obra de ©Merlijne Marell.

Mi trabajo siempre comienza con tres ingredientes: el amor por el color y las técnicas, al que se añade un flujo de inspiración e ideas que están presentes en mi cabeza la mayor parte del tiempo. Estas ideas surgen a mayor velocidad que la propia ejecución, así que siempre tengo trabajo que hacer. 

Obra de ©Merlijne Marell.

Un día perfecto para mí consistiría en ir a coger flores, tomar café, cenar con amigos y pasar algunas horas productivas en el estudio.

Obra de ©Merlijne Marell.

Mi sueño sería crear una exposición para un museo, donde no solo se colocaran algunas obras mías en la pared, sino que a partir de ellas se originase una experiencia total.

Obra de ©Merlijne Marell.

Hay muchas formas de ser creativo, no solo en el campo de las artes. Yo me siento muy agradecida por las oportunidades que me brinda mi creatividad, pero eso no quiere decir que siempre me sienta feliz. A veces, el proceso creativo es realmente difícil por el miedo y el estrés que acompañan a casi todos los proyectos. Pero al final, las ideas cobran vida, así que esa es la recompensa de todos esos sufrimientos.

Obra de ©Merlijne Marell.

 

PACO LAFARGA Sin alambradas

Edición: 
Txetxu González
txevinuesa@gmail.com
Madrid. 13/12/2018.


PACO LAFARGA EN ACCIÓN.

Empecé de niño, sentado en las rodillas de mi padre en aquella cocina de la calle Mayor, dibujando fondos marinos, con Lole y Manuel sonando en el radiocasete donde grabábamos mis fiestas de cumpleaños con los amigos. Con dieciocho años estuve a punto de irme a Madrid a estudiar Bellas Artes, pero para entonces yo seguía siendo un niño acurrucado entre las suaves manos de su yaya (siempre conmigo). Así que pronto desestimé la idea porque con esto no vas a comer, Paco / para esto no hay salidas. Y cuánta razón tenían los cabrones. Acabarás de profesor en algún colegio / ¡No, joder! ¡Yo quiero ser como Dalí! Conocí la obra de Antonio López, que me despertó un poco de aquel letargo. Decidí retomar, o más bien comenzar, siempre con el apoyo de mis padres y de la Tabu.  En mi vida se cruzó un señor, o tal vez lo busqué yo, el único verdadero artista vivo que conozco, el maestro Golucho, quien me acogió en su casa y me enseñó a descubrir hacia dónde fugan los sueños y el deseo, quien con su afilada mirada me trazó un sendero arriesgado y definitivo, lección de poesía y de vida. Y todo esto soy yo, o el yo que ahora soy, en construcción, como muchas de mis pinturas, busco la belleza inadvertida, el cuerpo y su sensualidad, la seducción de mi estudio, sus techos bajos de donde me crece gente, todo lo lo que no sé de mí.

Es obvio que me ajusto a unos parámetros realistas, quizá es con este lenguaje con el que más cómodo me siento, aunque es solo una excusa o una apariencia puesto que me interesa muchísimo lo que no se dice.
OBRA SELECCIONADA DE PACO LAFARGA.
Me cuesta engancharme con algo, me aburro rápido. A la hora de pintar, intento no crearme expectativas porque a veces me anticipo, pinto el cuadro en mi cabeza, henchido de emoción, para luego desinflarme enseguida.  A veces, por ese motivo, ya ni lo empiezo, por ello necesito un vínculo emocional muy grande con lo que quiero representar, para no abandonarlo en mitad del proceso, solo disfrutarlo improvisando un lenguaje y que este se me olvide rápido y no se convierta en un método.  Está claro que me inclino por el ser humano, por los desnudos, la carne, la sensualidad, por escarbar, aunque sinceramente se me escapan de las manos los motivos por los que me decanto por algo en concreto y no por otra cosa.
OBRA SELECCIONADA DE PACO LAFARGA.
No diré cosas como que intento encontrarme a mí mismo a través de la pintura o que pretendo descubrir aspectos de mí que desconozco o que yo me expreso mejor pintando o simplemente —y que esto suene muy solemne, por favor— que yo no puedo vivir sin la pintura, que necesito crear, que es como el aire que respiro o que lo que intento es colmar de belleza el mundo para hacerlo un poquito mejor. Todo eso es MENTIRA.  Es evidente que estoy hablando de mí con cada pintura, pero no trato de invocar, concienciar, hacer visible, reivindicar, transgredir, etcétera.  Lo siento, es todo mucho más prosaico, solo me pongo a dibujar o a pintar lo que me apetece. Para mí la pintura es intuición, seducción, intimidad, deseo y, ante todo, evitar que la razón interfiera en todo este proceso tan extraño.  Desconozco por qué pinto, tampoco me importa. Yo solo intento convertir en pintura, de la forma más convincente, todo ese desorden de ideas y deseos, sin apenas planificación, sin alambradas.
OBRA SELECCIONADA DE PACO LAFARGA.
Principalmente pinto para mí, y no digo esto como reclamo de creador marginado. Tampoco lo digo por todo lo contrario, como artista en la cúspide que se lo puede permitir. Lo digo porque siento que es así, porque no me queda más remedio, porque hay muy poquita gente que confíe o que apueste por mi trabajo, es decir el mercado del arte me es un poco ajeno. Comenzar una pintura con esa intención, con esa voluntad de independencia me parece acertado, te relaja, te apacigua y te ayuda a trabajar libremente. Por fortuna, somos más visibles que nunca gracias a las diferentes redes y esa es una buena forma de comunicación con el mundo para calibrar por dónde vamos, pero al mismo tiempo esto crea un caudal desorbitado de imágenes, excesiva competitividad y mucha ‘fast painting’ que muere al día siguiente de publicarse. Yo, a pesar de ese ingenuo deseo de pintar para mí mismo quiero mostrar lo que hago, porque vender un cuadro siempre es una celebración.
OBRA SELECCIONADA DE PACO LAFARGA.
Cualquier creador podría aspirar a que los que deciden si su trabajo es bueno o no tengan un poco más de gusto. No tengo consejos, quizá confiar en uno mismo pero sin pasarse.
OBRA SELECCIONADA DE PACO LAFARGA.
Golucho fue un antes y un después.  Conocerle allá por el 2005, justo después de la muerte de mi yaya, fue como tomar un rumbo y ‘decidir’ y unos meses antes, ver en compañía de la Tabu una exposición suya, estremecerme y sentir una emoción que ya no he vuelto a sentir en lo artístico.  Guardo aquel recuerdo como un tesoro.
OBRA SELECCIONADA DE PACO LAFARGA.
Una canción que me gusta mucho es ‘John Wayne Gacy Jr’ de Sufjan Stevens. Es pura delicadeza. ¿Una ensoñación recurrente? Tener el pelo de Bunbury en el vídeo ‘La chispa adecuada’, ¡qué pelazo! Para vosotros no tengo consejos. Pero, por favor Thalamus, no renunciéis a vuestros sueños, luchad por ellos … frasecitas hechas del doctor Lafarga.

JULIA SOBOLEVA A way to avoid insanity

Edición: Txetxu González
Traducción: Antonio Acosta
Corrección inglesa: Gina Rosemellia
thalamusxmagazine@gmail.com
Madrid/Manchester. 17/11/2018.


JULIA SOBOLEVA (©ALL RIGHTS RESERVED).

Julia Soboleva is UK-based, mixed-media artist. Her work is concerned with the notions of taboo, trauma, communication and the occult. Working with found imagery, Julia creates mysterious pieces with theatrical atmospheres, ominous overtones and absurd humour. She completed a Master’s Degree in Illustration from the Manchester School of Art in 2018 and she is currently working as an educator and a freelance designer.

Julia Soboleva es una artista de técnicas mixtas afincada en Reino Unido. Su trabajo está preocupado por las nociones de lo tabú, el trauma, la comunicación y lo oculto. A través de las imágenes que encuentra, Julia crea obras misteriosas con atmósferas teatrales, matices amenazantes y humor absurdo. Post-graduada con un máster en Ilustración en la Escuela de Artes de Mánchester (Reino Unido), trabaja actualmente como educadora y diseñadora independiente.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

I am trying to move towards light in my everyday life, but in my work it’s darkness that draws me in. Therefore, perhaps, I try to keep a balance of these seemingly opposite forces. In fact, light and darkness are two sides of the same coin. You see the gleaming surface, you flip it, and you discover dark forces pulsating just beneath it. I love seeing things emerge from darkness. It is bottomless.

Intento acercarme a la luz en la vida cotidiana pero en mi trabajo la oscuridad me atrapa. Por tanto, quizás, intento mantener un equilibrio entre estas fuerzas aparentemente opuestas. De hecho, la luz y la oscuridad son dos caras de la misma moneda. Ves la superficie reluciente, le das la vuelta y descubres las fuerzas oscuras golpeando del otro lado. Me encanta ver lo que emerge desde la oscuridad, es ilimitable.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

Creativity is a way to avoid insanity. I do art because it is the closest thing to truth for me. I feel like language, as a system, often fails to serve as an adequate communication tool. The instinctual, irrational, intuitive side of human nature often does not fit the logical, systematic, coherent quality of language. I use visual art to communicate all the information that I can’t deliver through language.

Another important aspect driving my creativity is discipline and the tireless application of work ethics. Regardless of my mood or the presence or absence of inspiration. I am trying to show up for my work every day. During each creative session it is essential for me to temporarily dissociate myself from the results of my work. This state of detachment creates a psychological resistance to the disruptions of self-doubt or self-assurance in my process. All I have to do is show up and what comes out of the process of creation is not entirely my responsibility. Filmmaker David Lynch famously refers to his creative process as catching fish. Desiring an idea is like baiting a hook and waiting for a fish to bite. If you catch a small fish, Lynch says, bigger fish will follow.

La creatividad es una manera de evitar la locura. Hago arte porque es lo más cercano a la verdad para mí. Siento que el lenguaje, como sistema, a menudo fracasa como una herramienta adecuada de comunicación. El lado instintivo, irracional, intuitivo de la naturaleza humana no encaja a menudo dentro de la naturaleza lógica, sistemática y coherente del lenguaje. Uso el lenguaje visual para comunicar toda la información que no puedo expresar a través de las palabras.

La disciplina y la incansable aplicación de la ética laboral es otro aspecto importante que tengo en cuenta cuando pongo en práctica mi creatividad. Independientemente de mi estado de ánimo o la presencia o ausencia de inspiración, intento ponerme a trabajar todos los días. Durante cada sesión creativa considero esencial disociarme temporalmente de los resultados de mi trabajo. Este estado de desapego crea una resistencia psicológica a las interrupciones producidas por la baja autoestima o la confianza en uno mismo. Todo lo que tengo que hacer es ponerme a trabajar y el resultado del proceso de creación no es completamente mi responsabilidad. El director David Lynch asemeja con gran acierto este proceso creativo con la pesca. Desear una idea es como colocar un cebo y esperar que un pez muerda el anzuelo. Si capturas un pez pequeño, según Lynch, un pez más grande le seguirá.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

 

I use intuition as my method. I am enchanted with the simplicity, rawness and directness of this approach. At times, it is  challenging to switch from a rational/careful/calculating frame of mind to a flowing/playful/wild mood. I am intentionally avoiding the urge to rationalise, interpret or clarify the meaning behind my work, instead tuning in to the actual process of creating. In the process of piercing through the surface of one reality – I find another reality lurking just underneath it.

I sometimes try to analyse my work and find meaning behind it. But the more I do it, the more I realise that some questions should be left unanswered. The urge to rationalise and explain things that are unexplainable, which are impossible to decode through language is often inappropriate. The distance between original meaning and interpretation contains the invisible disassembling and reassembling of meaning/intent, and often, as a result of this process, some vital parts of the original intent are lost. It is like there is uncomfortable silence between people in the room and everybody feels tense and edgy. Often this silence speaks volumes and holds a lot of meaning, however uncomfortable it is to accept it. Somebody breaks the silence with some meaningless remark and everybody feel instantly relieved, but the truth remains hidden in the silence.

Uso la intuición como método. Estoy encantada con la simpleza, la crudeza y la franqueza de este acercamiento. En ocasiones, supone un reto pasar de un estado mental racional/cuidadoso/calculado a un estado de ánimo fluido/alegre/salvaje. Intencionalmente evito la necesidad de racionalizar, interpretar o clarificar el significado detrás de mi obra en lugar de sintonizarlo con el proceso creativo propiamente dicho. En el proceso de penetrar a través de la superficie de una realidad, encuentro otra realidad al acecho justo debajo.

A veces intento analizar mi obra y encontrar un significado detrás. Pero cuanto más lo hago, más me doy cuenta de que ciertas preguntas deberían dejarse sin contestar. La necesidad de racionalizar y explicar cosas que son inexplicables, que son imposibles decodificar mediante el lenguaje suele ser inapropiada. La distancia entre el significado original y la interpretación contiene el invisible desarmado y rearmado de la dicotomía significado/intención y, a menudo, como resultado de este proceso, algunas partes vitales de la intención original se pierden. Es como si existiera un silencio incómodo entre la gente en una habitación y todo el mundo se sintiera tenso e inquieto. A menudo este silencio lo dice todo y es capaz de contener gran cantidad de significado, de todos modos, lo incómodo es aceptarlo. Alguien rompe el silencio con un comentario inapropiado y todas las personas se sienten aliviadas inmediatamente, pero la verdad permanece escondida en el silencio.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

We blame society, but we are society. I never think about feeling comfortable within current art market. To be fair I don’t even know what ‘art market’ truly means. ‘Art’ and ‘market’ – it is an awkward word combination. ‘Art’ and ‘death’ sounds better. It is tough making a career in art, it has always been. Following your  intuition and continuously doing the next right thing is perhaps the best thing an artist can do to build a career within their niche.

Culpamos a la sociedad, pero somos la sociedad. Nunca pienso en sentirme cómoda en el mercado del arte actual. Si soy sincera, ni siquiera sé lo que significa realmente ‘mercado del arte’. ‘Arte’ y ‘mercado’ es una combinación de palabras inoportuna. ‘Arte’ y ‘muerte’ suena mejor. Es difícil ganarse la vida con el arte, siempre lo ha sido. Seguir tu intuición y hacer continuamente lo correcto es quizás la mejor forma en la que un artista puede construir su trayectoria dentro de su vocación.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

I don’t have an ideal of life and I doubt there is an ideal at all. Expectations prevent us from fully being present in this very moment. And this very moment, as far as I know, is the only real thing we have. Well, maybe I would like to have a bit more sleep. As a mum of a two-year-old boy, I qualify for one expectation in life – more sleep.

No tengo un ideal de vida y dudo si hay alguno en absoluto. Las expectativas nos impiden estar completamente presentes en este momento preciso. Y este momento preciso, hasta donde sé, es lo único real que tenemos. Bueno, quizás me gustaría dormir un poco más. Como madre de un niño de dos años, cumplo los requisitos para una expectativa en la vida: dormir más.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

Lately, I have been looking for ways to introduce new mediums into my work like photography, film or performance. So I am very excited to be involved in a collaboration with the a very talented Welsh photographer. All I can say at this point is that it is going to be dark, ambiguous, theatrical and sexy.

Últimamente he estado buscando maneras de introducir nuevas técnicas en mi trabajo como fotografía, cine o performance. Por ello estoy muy entusiasmada de colaborar con un fotógrafo galés de gran talento. Todo lo que puedo decir en este momento es que será oscuro, ambiguo, teatral y sexy.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

I am not sure whether my white-masked characters are humans or automatons, whether they feel or act. Roland Barthes, in his renowned book ‘Camera Lucida’, compares the relation between the Photograph and death to the original relation of the theatre and the cult of the Dead. He argues that for the actor ‘to make oneself up was to designate oneself as a body simultaneously living and dead’. (He calls photography a ‘primitive theatre’ – ‘a figuration of the motionless and made-up face beneath which we see the dead’). This reference is perhaps the closest interpretation of my characters I could find. The meaning behind my characters is always interwoven with the actual process of creation, taking into account the quality of working with found photographic imagery and its context.

As for the bleeding part, perhaps I made my characters bleed out of intolerance of their unattainability, out of a childlike desire to break open a toy and see what’s inside. On a personal level, in the context of adapting to different cultures and scuffling between three languages – I have always had a troubled relationship with words. This blood around the mouth might be an injury caused by a spoken word, or maybe an incubation of a repressed memory. It is a taboo, it is terminally unspoken, it is beyond alteration.

No estoy segura si mis personajes con máscaras blancas son seres humanos o autómatas, si sienten o actúan. Roland Barthes, en su reconocido libro ‘La cámara lúcida’, compara la relación entre la fotografía y la muerte con la relación original del teatro y el culto de la muerte. Él argumenta que para el actor, “constituirse a sí mismo* era designarse a uno mismo como un cuerpo vivo y muerto simultáneamente”. (Él llama a la fotografía ‘teatro primitivo’, una simbolización de la cara sin movimiento y maquillada por debajo de la cual vemos la muerte’). Esta referencia es quizás la interpretación más cercana de mis personajes que puedo encontrar. El significado detrás de mis personajes está siempre vinculado con el proceso de creación propiamente dicho, teniendo en cuenta la calidad del trabajo con una imaginería fotográfica encontrada y su contexto.

En cuanto a la sangre, quizás hago que mis personajes sangren desde la intolerancia ante sus metas inalcanzables, desde el deseo infantil de abrir un juguete y ver lo que hay en su interior. A nivel personal, en el contexto de adaptarse a diferentes culturas y pelearse entre tres lenguas, siempre he tenido una relación problemática con las palabras. Esta sangre alrededor de su boca puede ser una herida causada por una palabra dicha, o quizás por la incubación de una memoria reprimida. Es un tabú, terminalmente sobreentendido, más allá del cambio.

JULIA SOBOLEVA (©all rights reserved).

My technique involves painting on top of a found photographic image – whether it’s a cutout from a vintage magazine or an old unwanted photograph found in a flea market. I mainly use chalk pens, acrylic paints and oil-based artist markers. Instead of a brush, I often use my fingertips. I have learnt to work very fast because due to parenting responsibilities I have very limited time to create. Taking this time limitation as a challenge (and not as restriction), I have learnt to prioritize tasks and be as productive as I can.

Mi técnica implica pintar sobre una fotografía encontrada – bien sea, un recorte de una revista vintage o una fotografía abandonada encontrada en un mercadillo. Uso principalmente rotuladores de tiza, pintura acrílica y rotuladores especiales con base de aceite. En lugar de un pincel, a menudo uso mis dedos. He aprendido a trabajar muy rápido debido a que mis responsabilidades como madre me dejan un tiempo muy limitado para crear. Tomando esta limitación temporal como un reto (y no como una limitación), he aprendido a priorizar tareas y ser todo lo productiva que sea capaz.

 

*Nota del traductor: He utilizado para llevar a cabo mi traducción expresiones propias del lenguaje inclusivo, por ello, en ocasiones encontramos giros semánticos o sintácticos para evitar un uso androcéntrico del lenguaje. *Realizo una excepción aquí al ser una cita literal.

 

FEDERICA POLETTI Arquetipos de una feminidad contemporánea y sobreexpuesta

Edición: Txetxu González.
Traducción: Laia López Manrique. 
txevinuesa@gmail.com
Madrid/Modena. 08/12/2018.


FEDERICA POLETTI EN SU ESTUDIO.

Sono nata a Modena nel novembre 1980. Laurea in arti visive presso l’Accademia di Belle Arti di Bologna nel 2005.  Ho preso parte a numerose mostre collettive e personali in gallerie private ed eventi pubblici. La mia ricerca è inconscia e influenzata, in modo del tutto evocativo, da ciò che accade nel teatro interiore dei miei pensieri: il mio lavoro è ispirato al concetto di identità, di straniamento, e corpo come mezzo fisico e pensante di espressione di ciò che accade in ognuno  intimamente, i miei mezzi espressivi si sono evoluti in pittura, disegno e ceramica. Attualmente vivo e lavoro a Modena, Italia.

Nací en Módena, en Noviembre de 1980. Licenciada en Artes Visuales en la Academia de Bellas Artes de Bolonia en 2005. He participado en numerosas exposiciones colectivas y personales en galerías privadas y eventos públicos. Mi investigación es inconsciente y está influenciada, de una manera completamente evocadora, por lo que sucede en el teatro interior de mis pensamientos: mi trabajo se inspira en el concepto de identidad, distanciamiento y cuerpo como un medio físico y mental para expresar lo que sucede en cada uno de nosotros íntimamente, mis medios de expresión han evolucionado en la pintura, el dibujo y la cerámica. Actualmente vivo y trabajo en Módena, Italia.

Il ruolo della bellezza e della malinconia è fondamentale nel mio lavoro, è il motore principale della mia pittura. Quello che faccio è basato sull’indagine su una vita quotidiana nevrotica e malinconica, rappresentata in modo iconico, in un modo meno alienante, meno aggressivo ma ancora presente. Creo archetipi di una femminilità contemporanea e sovraesposta.

El papel de la belleza y la melancolía es fundamental en mi trabajo, es el motor principal de mi pintura. Lo que hago está basado en la indagación de una vida cotidiana neurótica y melancólica, representada de modo icónico, de una manera menos alienante, menos agresiva, pero todavía presente. Creo arquetipos de una feminidad contemporánea y sobreexpuesta.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Ciò che mantiene viva la mia creatività è la necessità. Devo dipingere. Le immagini vengono da me inconsciamente e poi la mia mente le elabora, ma non potrei vivere senza dipingere. Non l’ho mai fatto e non riesco a immaginare cosa sia non essere in grado di dipingere ogni giorno. Un ruolo molto importante nella mia ispirazione è trovare il tempo, cercarlo costantemente, di stare da sola e mantenere vivo il dialogo con me stessa.

Lo que mantiene viva mi creatividad es la necesidad. Tengo que pintar. Las imágenes vienen a mí inconscientemente y después mi mente las elabora, pero no podría vivir sin pintar. No lo he hecho nunca y no logro imaginar cómo sería no ser capaz de pintar cada día. Algo muy importante para mi inspiración es encontrar el tiempo, buscarlo sin descanso, estar sola y mantener vivo el diálogo conmigo misma.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Il mio lavoro è un processo, un continuo ‘work in progress’, sono sempre alla ricerca del mio dipinto senza trovarlo, l’ansia di non essere in grado spesso mi prende alla gola ma non mi ferma. Sto ancora cercando.

Mi trabajo es un proceso, un continuo ‘work in progress’, estoy siempre en búsqueda de mi pintura sin encontrarla, la ansiedad de no ser capaz a veces me invade, pero no me detiene. Todavía continúo buscando.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Come artista, sono particolarmente disanimata dalle dinamiche del mondo dell’arte attuale. Una cosa veramente terrificante che sembra aver preso piede da qualche tempo è l’immediatezza del lavoro. Gli artisti spesso abbandonano la tecnica per creare sensazionalismo. Questo è qualcosa che mi porta lontano dal capire le dinamiche del mercato dell’arte. Credo che un ruolo importante della perdita di qualità e della ricerca nel mondo dell’arte l’abbia l’irresponsabilità di alcuni galleristi o critici o curatori che hanno spesso trascurato gli artisti per fare soldi, per lanciarli immediatamente sul mercato senza aver sviluppato una ricerca personale interessante, basata davvero sulla tecnica in primo luogo o che espongono gli artisti sotto compenso, chiedendo un pagamento per poter far mostre. Tutta questa fretta e tutti questi soldi hanno trasformato il mondo dell’arte in un grande ‘fast food’. Non mi piace la velocità. Quando parliamo di arte dobbiamo pensare. Il fatto di essere una donna, non credo che cambi radicalmente le cose.

Como artista me siento particularmente desanimada por las dinámicas del arte actual. Una cosa realmente aterradora que parece haber ganado terreno desde hace algún tiempo es la inmediatez del trabajo. Los artistas abandonan a menudo la técnica para crear sensacionalismo. Eso es algo que hace que no entienda y me aleje de las dinámicas del mercado del arte. Creo que una parte de culpa importante en la pérdida de calidad y de investigación en el mundo del arte la tiene la irresponsabilidad de algunos galeristas, críticos o curadores que han descuidado a los artistas para hacer dinero, que exponen a artistas bajo pago, pidiendo cierta cantidad para poder hacer exposiciones o muestras, sin haber desarrollado una búsqueda personal interesante, basada de veras en la técnica en primer lugar. Toda esta prisa y el componente económico han transformado el mundo del arte en un gran ‘fast food’. No me gusta la velocidad. Cuando hablamos de arte debemos pensar. El hecho de ser una mujer no creo que cambie radicalmente las cosas.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Chiunque stia cominciando ora deve prestare attenzione alla fama e alla gloria immediata. Il mondo dell’arte brucia spesso i più giovani. È necessaria la calma, una rapida ascesa offre una altrettanto rapida discesa. Penso che questo non sia solo per l’Italia, ma è un fenomeno generale. Una cosa molto importante è far capire ai giovani che la tecnica è molto importante, così come la ricerca.

Quienquiera que esté empezando ahora debe prestar atención a la fama y a la gloria inmediata. El mundo del arte acaba quemando, a menudo, a los más jóvenes. Es necesaria la calma. Un ascenso rápido equivale a un descenso igualmente rápido. Pienso que esto no sucede solamente en Italia, sino que es un fenómeno global. Una cosa muy importante que hay que hacer que entiendan los jóvenes es que la técnica es fundamental, así como la investigación.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Il filo conduttore del mio lavoro è la figura femminile, il suo ruolo nella società e la sua intimità. Ho scavato per indagare sull’anatomia, le ossa, il cuore. Ora guardo nella mente.

El hilo conductor de mi trabajo es la figura femenina, su papel en la sociedad y su intimidad. He investigado para indagar sobre la anatomía, los huesos, el corazón. Ahora dirijo mi mirada hacia la mente.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Il futuro non può essere previsto, e voglio che rimanga misterioso. Tendo ad annoiarmi facilmente e, quindi, ho bisogno che tutto arrivi come una sorpresa.

El futuro no puede ser previsto y me gustaría que permaneciera misterioso. Tiendo a aburrirme fácilmente y, por eso, necesito que todo llegue como una sorpresa.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

L’opera di Caravaggio mi commuove sempre, per me rimane trasversale al tempo, fluttuando in un’area di pensiero e intimità che continua a stupire per sempre. Rimane un’artista immortale secondo me. Subito dopo c’ è Goya. Incredibile e sinistro più di quanto abbia mai visto. Li adoro.

La obra de Caravaggio me conmueve siempre, para mí permanece transversal al tiempo, fluctuando en una zona de pensamiento e intimidad que impresiona siempre. Es un artista inmortal, a mi parecer. Después está Goya: el más increíble y siniestro de cuantos haya visto. Adoro a ambos.

OBRA SELECCIONADA DE FEDERICA POLETTI.

Scegliete artisti contemporanei che abbiano un vero talento, che sono veri fuoriclasse e che facciano molta ricerca, che non smettano mai di essere curiosi e proporre di tutto, sia il ‘mainstream’ che quelli non ancora visti.

Elegid artistas contemporáneos que tengan un talento real, que sean figuras auténticas y que investiguen mucho, que no dejen de ser curiosos y propongan de todo, tanto los que están dentro del ‘mainstream’ como los que aún no son conocidos.

FEDERICA POLETTI.

Ho libri che sono stati importanti per me. Uno di questi, ‘Tales of Imagination and Mystery’, di Edgar Allan Poe.

Tengo libros que han sido importantes para mí. Uno de ellos es ‘Tales of Imagination and Mystery’, de Edgar Allan Poe.

DÉBORAH GUERRERO La vida que tenemos no es el tiempo que nos falta

Por Txetxu González
txevinuesa@gmail.com
Madrid/Mallorca/Cuzco. 01/08/2018.


DÉBORAH GUERRERO por Roberto Pérez Toledo.

Déborah Guerrero practica el escapismo y la investigación profunda desde tiempo inmemorial. Hay adjetivos que abonan la huella de la genialidad, pero nosotras no vamos a pretender abonar nada con esta entrevista, si acaso intentaremos acercaros la figura y la personalidad de alguien a quien admiramos profundamente. Adjetivos faltarían siempre y, a pesar de que confiamos a la audacia del lenguaje un valor casi implacable a la hora de transmitir hitos, arrebatos, sentimientos elevados o carencias … a veces, como el amor, el lenguaje tampoco es suficiente.

Sabemos, más o menos admitimos en público y en silencio que, en demasiadas ocasiones, no se pone en valor la capacidad de trabajo, la clarividencia y las creaciones de quienes suelen sacarnos expresiones tipo: ‘joder, qué crudo’ / ‘me encanta su trabajo’ / ‘se nota que lo ha dirigido y escrito ella’. Con Déborah nos sucede exactamente eso: es ya casi un hábito que con cada nuevo cortometraje, monólogo, relato, interpretación o poema, consiga llevarnos a esos lugares oscuros, también comunes (pero nunca viciados o estereotipados), de la psique humana, el deseo, la dolencia y la rabia más oculta o solapada.

Es un atardecer de agosto en la sierra de la Tramuntana. Se escuchan las pisadas de un animal que avanza enérgico entre las jaras, brezos y campos de genista lucida. Todo lo demás es brisa, contención en la mirada, risas, sudor, alguna lágrima, algún buen propósito, cerveza, escamas de sal marina y sobrasada al llegar a casa. No es una escena de una peli Rohmer, no. Es una historia viva en la que Déborah expande sus roles, arrebatando a la realidad una posibilidad de ficción. De pronto, una oliva se cuela en su boca y el hilo invisible que existe entre entrevistador y entrevistada se convierte ya en secuencia, en microrrelato, en videoarte o en poema. Queda dicho. Todo lo demás son preguntas y respuestas.

Acabamos de ver tu último cortometraje, ‘La Bibliotecaria’, y la verdad es que aún no nos ha llegado el aliento de vuelta. ¿De dónde parte la idea y cómo surge el proyecto?

La idea nace en Perú, en un viaje con unas amigas. Una de ellas es actriz (Noelia Iglesias) y, tanto las facciones de su rostro como su forma de estar, me resultan muy inspiradoras desde siempre. En una de las habitaciones que alquilamos en la ciudad de Cuzco, había un armario viejo y oscuro. Empezamos a sacarnos fotos y, una de las que le saqué a Noe, me pareció un posible cartel de película. Allí, tras un largo recorrido en bus, es cuando empezaron a surgir ideas para escribir ‘La bibliotecaria’.

Cartel de ‘La Bibliotecaria’. Diseño: Abraham Blázquez.

La actriz protagonista de ‘La Bibliotecaria’ es Noelia Iglesias.

Si hay una palabra que caracterice tu trayectoria como directora, actriz y guionista es ‘versatilidad’. Como realizadora y escritora, tus cortos no se parecen mucho entre sí. ¿Es esta una circunstancia deliberada? En este momento de tu carrera, ¿hacia dónde te gustaría que se encaminara tu trabajo? ¿Qué te apetece hacer?

Como realizadora y escritora, me suelen surgir ideas un tanto oscuras. Mi primer corto, ‘Simbiosis’, tiene ese fondo de lo oculto y otras similitudes con ‘La bibliotecaria’ que, hasta después de rodarlo, no había relacionado. Por otro lado, a veces necesito salir de la intensidad que le pongo a las historias y me da por escribir cosas más sencillas, con un toque cómico. Si no me doy esos ‘respiros’, podría meterme demasiado en lugares de los que me costaría salir. Hoy por hoy, me apetece seguir haciendo ‘thriller’ y me tira más la parte psicológica y retorcida del ser humano. Estudio sobre ello a menudo. Antes de reescribir lo que será mi próximo guión, voy a filmar un corto sencillo, de pocos minutos y agradable, supongo. Es un modo de prepararme para la intensidad que vendrá después.

Noelia Iglesias, saliendo del armario de Cuzco. Trabajo previo al cartel definitivo de ‘La Blibliotecaria’.

¿Qué elementos alimentan tu faceta creativa? ¿En qué te apoyas para comenzar a desarrollar una idea o proyecto?

Las personas son mi principal ‘fuente de alimentación’. Soy muy observadora y hasta el gesto más sencillo me puede inspirar. El silencio también me ayuda. Creo que la vida y lo que me rodea actúan como detonantes para liberar la creatividad.

DÉBORAH GUERRERO durante el rodaje de ‘La Bibliotecaria’.

¿Cómo describirías tu último trabajo? ¿Ha sido ‘La Bibliotecaria’ una oportunidad para expiar ciertos fantasmas que deambulan por tu subconsciente?

No sé muy bien si ‘La Bibliotecaria’ forma parte de mis fantasmas. Quiero pensar que no, porque mi historia no se basa en nada parecido, aunque la gente que me conoce entiende por qué he escrito algunas de las cosas que aparecen en el corto. Lo que sí es cierto es que llevo a mi terreno muchas de las emociones que percibo en la gente y tengo cierta predilección por dar voz al universo que hay dentro de una mujer. Es una de las razones por las que ser actriz me hace sentir más viva, se colocan muchas cosas dentro. En mi imaginación suelen ser personajes femeninos los que recrean escenas, aunque también trabajo con actores, claro. Siento que es más fácil que una mujer me dé su lado macabro e inocente a la vez, mientras que en un hombre cuesta más. Supongo que de ahí nacen mis sombras a la hora de escribir. ‘La bibliotecaria’ ha sido un vómito en toda regla.

¿Cuáles fueron los principales problemas con los que te encontraste a la hora de levantar el proyecto?

El dinero fue el gran problema. Hice una campaña de crowdfunding y además me prestaron algo. El rodaje iba rápido. Era mucho lo que quería contar en muy poco tiempo y nos faltaron días. Por el espacio pagué una suma importante, pero no podía ser en otra biblioteca. Tenía lo justo para dar el alta al equipo, que éramos unos veinte, alquiler de material, localización, catering e imprevistos. La postproducción también tuvo lo suyo, especialmente la edición de color. Al no tener dinero, sabes que la gente, obviamente, tiene otros trabajos y prioridades. Hemos empleado todo un año para poder acariciar el resultado final. En cualquier caso, he de decir que, por suerte, solo ha habido dificultades económicas, ya que tanto el equipo entero como los responsables de la localización principal, que fue en la biblioteca del Instituto Geominero, no han podido ser más generosos, trabajadores y buena gente. Llevar un proyecto a cabo contando con esta clase de personas es muy emocionante.

Momento del rodaje de ‘La Bibliotecaria’.

Como mujer directora y creadora que no dispone de ‘madrinas’ ni ‘padrinos, que decide embarcarse en proyectos tan complejos y que no recibe apoyo institucional de ningún tipo … ¿crees que existe lugar para la esperanza para aquellas que, como tú, intentan abrirse camino en la industria del cine en este país?

Es evidente que hay un problema con el apoyo institucional a la industria del cine y a las artes en general. Como mujer, soy de las personas que no ve barreras ni impedimentos, me siento con las mismas capacidades, pero no con las mismas oportunidades que un hombre. Hacen falta más mujeres que cuenten historias. Tampoco me siento con las mismas facilidades al no tener un nombre conocido. Veo esperanza, aunque aún estemos muy verdes, porque cada vez hay más festivales o redes de apoyo que, de alguna manera, están orientadas a la creación de obras realizadas por mujeres. Ojalá no tuvieran que existir, porque que siento que nos ponen en un lugar distinto al del resto de creadores. Espero que haya muchos más avances para así sentirnos más valoradas e integradas.

¿Cuál es el hilo conductor que une, en mayor medida, los matices y anclajes de tu trabajo? ¿De dónde nace la necesidad que te invita a ir de la interpretación a la escritura, de la poesía a la dirección? ¿El orden de las manifestaciones altera el producto?

La verdad es que no tiene por qué alterarlo, no. (Risas). Quizás sea un círculo en constante movimiento. La necesidad que tengo de escribir, es casi la misma que tengo de actuar. También va por épocas, pero digamos que puedo ser una actriz que escribe. Escribo y hago teatro (y teatrillos) desde que era pequeña. La dirección es otra cosa. Yo lo veo más como una creación en conjunto. Me cuesta la vida escribir algo para que otra persona lo dirija. Porque escribo ya creando un ambiente, visualizando el tono y, a veces, incluso, hasta a los propios actores. Suelo hacerme dueña de todo y eso a veces me deja KO. Nunca pensé en dirigir hasta que lo hice. Después de la primera vez, dije que nunca más. Y ahora no paro de pensar en volver a hacerlo. No tenía ni idea de nada, en los rodajes me limitaba a actuar y a observar a los técnicos, pero no sabía qué hacía un director aparte de dirigir actores. Por suerte, soy muy preguntona y siempre pido opiniones y consejos. Cuando escribo, no suelo imaginarme haciendo un papel, imagino otros perfiles, pero acabo otorgándome un personaje porque no olvido mi verdadera vocación y, ya que no abundan las oportunidades, no me voy a quedar sentada esperando.

Fotograma de ‘La Bibliotecaria’ en el que aparece DÉBORAH GUERRERO.

¿Qué puedes contarnos con respecto al futuro? ¿Tienes ya nuevos proyectos en el horno?

No tengo nada definido ni sólido. Sé lo que quiero hacer ahora y en el futuro, pero no le pongo una forma exacta. Ideas, muchas. Ganas, todas. He conocido recientemente a dos mujeres con mucho talento y hemos hablado de hacer algo entre las tres. Es algo aún que está muy verde y que no se ha hablado con claridad pero, cuando deseo e intuyo algo, suele llevarme a algo importante. Así que estoy como inquieta, en el buen sentido. También pienso retomar las clases de entrenamiento actoral este año. Lo más sólido que tengo entre manos es un corto que me gustaría grabar el año que viene en mi tierra, Mallorca. Algo sencillo y de pocos minutos.

¿Qué obra de arte, artista, pieza, película, director sigue conmoviéndote a día de hoy, a pesar del paso de los años y las tendencias de cada momento?

Soy muy mala para decir un nombre entre tantos. Me pasa como con los bares. Diría casi todas las películas del gran Haneke, pero la que vería en bucle es ‘Funny Games’. ‘El Exorcista’ siempre estoy dispuesta a verla y siempre me da miedo. Como obra, me gustan muchísimas de todas las épocas, pero me quedo con las pinturas del romanticismo, especialmente ‘Lady Macbeth con los puñales’, de Henry Fuseli. La catedral de Palma tampoco me canso de mirarla.

Momento del rodaje de ‘La Bibliotecaria’.

Según tenemos entendido, vives en el campo, trabajas ocho horas al día, coeditas una revista digital sobre arte y cultura, escribes poemas aún más crudos que cualquier coágulo, escribes cuentos, relatos, preparas un monólogo (aunque lo lleves medio en secreto), promocionas tu corto y estás pensando en embarcarte en otro proyecto. ¿Es el tiempo un aliado o una condena? ¿De dónde sacas la energía para tanto revuelo?

La energía no sé de dónde la saco. Será algo innato. También acabo muy cansada. Cuando me paro a pensarlo, no sé cómo he hecho tantas cosas. El tiempo para mí es siempre escaso, porque si quiero hacer muchas cosas, me falta y, si estoy de vacaciones, cosa que he conocido pocas veces, también me falta. Necesitaría muchas vidas para hacer todo lo que quiero y otras tantas para descansar. De pequeña, despertaba a mi madre por las mañanas −diría que hasta con ansiedad− porque me daba miedo que se hiciese de noche rápido y no haber aprovechado el día.

¿Nos dejas una sugerencia, idea, consejo práctico para que THALAMUS crezca?

¿Es en serio? Publicidad. ¿Habéis pensado en hacer totes de tela y camisetas para empezar?


                

MAI BLANCO La invocación de los superpoderes

Edición:
Txetxu González
txevinuesa@gmail.com
Madrid/Barcelona/Asturies. 24/07/2018.


MAI BLANCO en su estudio.

MAI BLANCO nació en una pequeña localidad asturiana. Pasó su infancia entre tubos de pintura y correteando detrás de las gallinas. Años más tarde, dejaría su pueblo rumbo a Barcelona, en busca del mapa del tesoro. El arte, que la ha acompañado siempre, es la forma que tiene de compartirlo con el mundo. En Thalamus celebramos el nacimiento de cada cuadro suyo como si fuera un hito o una excusa para apreciar, desde los márgenes y su carácter único, las mejores posibilidades de la vida.

‘Blue girl’ de MAI BLANCO.

Trabajo constantemente con conceptos que tienen que ver con la identidad. Vivimos en una sociedad megaindividualista, de la exaltación del yo, la libertad individual y la performance. El éxito social tiene mucho que ver con la capacidad de adaptación al cambio, así que cuantos más registros interpretativos tengas, mejor. Cuando estaba preparando ‘Mujer Flor’ (mi última exposición) invité a mis amigas a posar para una sesión de fotos y nos disfrazamos con todo lo que yo tenía por ahí. Al final, todos nos interpretamos a nosotros mismos en las redes sociales y ya casi no hay separación entre lo público y lo privado. 

‘Belén’ de MAI BLANCO.

Para mí, el arte es bello por definición. Puedes encontrar la belleza en un psiquiátrico, en las calles, en las cuevas de Altamira o en el Louvre. Otra cosa es el canon, el canon responde a unos estándares de belleza que van cambiando en función de la sociedad y las modas del momento. A mí eso no me interesa. A mí lo que me interesa es esa emoción profunda que sale del corazón y de la intuición del artista, que genera esa belleza como si fuera magia, no sabes de dónde viene, pero está ahí. Por eso me gusta jugar con los límites, me gusta romper esa tendencia a polarizarlo todo: realidad/ficción, belleza/fealdad, bueno/malo, masculino/femenino, blanco/negro, yo/el otro. Esa forma de entender el mundo es tan simplista como peligrosa y no sirve en absoluto para describir la realidad que habitamos, que es mucho más compleja.

‘Hermano’ de MAI BLANCO.

Hay días en los que una está más tristona, más melancólica, más recogida hacia el interior. En esos días me cuesta mucho pintar y aprovecho para meditar o escribir sobre las cosas que siento, que también es una parte muy importante del proceso creativo. Sin embargo, cuando pinto invoco mis ‘superpoderes’ y sale toda la fuerza, la intuición, la valentía, la vitalidad, el optimismo, la confianza, el amor que hay en mí. En ese momento, soy yo multiplicada por mil, la mejor versión de mí misma. Es algo así como una ingenuidad aprendida, es hacer como cuando los niños juegan y se toman el juego muy en serio. Pero eso no quiere decir que las cosas tristes se queden fuera, sino que es la forma que tengo de integrarlo todo. Con mi trabajo, lo que pretendo es coger toda esa gravedad existencial, que es parte inherente a todos los seres humanos y proyectarla al mundo con ironía y sentido del humor. Desde mi punto de vista, es la forma más sensata e inteligente de entender la vida.

‘Plátano’ de MAI BLANCO.

Tendríamos que empezar a vernos los unos a los otros como seres humanos, sin pensar qué tiene el de enfrente entre las piernas. Si algún día llegaran a visitarnos los extraterrestres, no se interesarían por nuestra ciencia (seguro que la suya es mucho más avanzada), en cambio encontrarían en el arte una fuente inagotable de conocimiento sobre lo que somos los seres humanos en esencia. El arte es lo más grande y lo más sagrado que tenemos, el arte verdadero trasciende el tiempo y el espacio, porque habla de lo fundamental, sin distinción de raza o sexo. Por eso me pone muy triste y no puedo entender por qué muchos galeristas miran diferente la obra dependiendo de si la ha hecho un hombre o una mujer. Todos somos seres creadores, que sienten, vulnerables, finitos, maravillosos, pero … luego te encuentras cosas como que cuanto mayor es la galería menos mujeres tienen en el catálogo o que en el top 500 del mercado de alta gama hay un 85% de hombres y solo un 15% de mujeres. También es cierto que cada vez hay más mujeres asumiendo papeles de liderazgo en las instituciones, galerías, museos y demás. 

‘Yolanda’ de MAI BLANCO.

Lo importante es que las cosas se mueven y tenemos que dejar de ver el futuro como un lugar al que nos conducen, somos las personas las que construimos el mundo en nuestro día a día, desde las decisiones más íntimas que tomamos, porque lo íntimo es público también. No sé vosotras, pero yo como ser humano, quiero morirme sintiendo que he construido un relato maravilloso y no estoy dispuesta a que nadie lo escriba por mí. 

MAI BLANCO en su estudio.

Muchas mujeres artistas se quedan por el camino y acaban ejerciendo otras profesiones, a veces por agotamiento o por falta de autoestima profesional, pero la mayoría acaban renunciando porque les resulta imposible conciliar su carrera artística con la maternidad. Personalmente, el tema de la conciliación es algo que me preocupa mucho y creo que es uno de los grandes desafíos que debemos afrontar como sociedad.

 

Todos nos sentimos incompletos, eso es algo que viene de fábrica, pero cuando llevas dentro una vocación verdadera, existe una especie de imperativo moral que te grita desde dentro, sientes que hay algo dentro de ti que lucha por salir y notas cómo te vas marchitando poco a poco si no puedes compartirlo con el mundo. Si eres una de esas personas tienes que ser valiente y afrontarlo. Es como el enamoramiento, al principio podrás sentir miedo, pero cuando te lanzas lo vives todo muy intensamente y muchas cosas en tu vida cobran sentido. Yo, a esas personas les diría: abraza tu ‘incompletitud’ como si fuera un regalo de los dioses y utilízala para crear, porque es la fuerza más poderosa que existe, el arte viene de ahí. Ten mucha paciencia y aprende a tolerar la frustración cuando se presente y a vivir el día a día en un estado de incertidumbre general, con una única certeza: este es tu cometido.  

‘Lirio’ de MAI BLANCO.

Yo lo que intento es crear un universo propio con mi pintura, no me gusta nada que me encasillen, porque entonces cuando este o aquel estilo se pase de moda dejará de interesar. Mi objetivo a largo plazo es hacer un arte de mi tiempo pero atemporal. Soy plenamente consciente de que eso es muy difícil y es probable que me lleve muchos años lograrlo, pero intento no caer en las recompensas rápidas y fáciles, prefiero trabajar en algo firme y duradero. Me gustaría hacer magia, recorrer el mundo con mi arte, llegar a cuanta más gente mejor, hacer vibrar, despertar emociones en los demás con mi trabajo, eso es lo que yo proyecto hacia el futuro.

‘Florindo’ de MAI BLANCO.

Las pinturas de mi padre las llevo en el alma y las llevaré por siempre. Una de mis favoritas es un retrato que me hizo de niña durmiendo en el sofá.

‘Sandra’ de MAI BLANCO.

¿Un deseo recurrente o ensoñación? Yo, pintando en una casa preciosa junto al mar, los pájaros, la brisa, el sol, el olor a pino, suena una canción a lo lejos, una cervecita bien fresca en la mano, the love of my life besándome en los labios … parece un anuncio. (Risas). ¡No podría pedir más! 

‘María’ de MAI BLANCO.

 

‘Samantha’ de MAI BLANCO.

Seguid siempre vuestro instinto, aunque vaya en contra de lo que haga y diga la mayoría, porque es la única forma de desarrollar vuestro propio método. Sobre todo, no paréis, cueste lo que cueste siempre a tope, non stop.

 

 

KOKO CHE JOTA Un día sin aprender es un día perdido

Edición:
Txetxu González
txevinuesa@gmail.com
Madrid/Sevilla/Berlín. 18/07/2018.


KOKO CHE JOTA.

KoKo Ché Jota es Carolina Häfner Jiménez. Carolina Häfner Jiménez es KoKo Ché Jota. Nace en Granada un año después de la caída del muro de Berlín. Ese mismo año, sus padres deciden volver a Alemania. Su historia es una historia fraguada a golpe de decisiones nada fáciles. Una de las más importantes la llevaría a regresar a Andalucía años después de casi terminar la carrera de arquitectura y de estar al frente de un estudio donde, inevitablemente, debía ejercer dotes de mando.

Nos queda claro que la historia de Carolina es una historia volcada hacia la vida por el arte y hacia el arte por la vida. Sabemos que su valentía resume de forma muy certera el periplo humano, lleno de matices importantes e íntimos, que una persona ha de enfrentar para continuar avanzando erguida, fiel a sus principios y a sus deseos, leal a la vocación profunda que disfrutamos hoy con cada una de sus obras. Es por este poso de emoción que siempre nos dejan sus cuadros que desde Thalamus queremos añadir este eco: GRACIAS KoKo por ser ejemplo.

No me siento a pintar buscando la belleza, lo que sí es verdad es que persigo la armonía en mis cuadros, puede que por ello al final resulten bellos. Me llaman las bellezas raras, siempre intento buscarlas. Me aburren las bellezas perfectas, creo que nada en este mundo es perfecto, aunque intenten colarnos la idea de ello en el bombardeo diario que recibimos por todas partes.

Obra de KOKO CHE JOTA.

Me inspira prácticamente todo. Me encanta que sea así, me gusta ser una esponja porque al final todo lo que absorbemos, inconscientemente, lo transformamos. Creo que es la herramienta que más utilizo y que menos me ha costado desarrollar. Por otro lado confío en mi intuición, muchas veces trabajo de manera impulsiva. Aun así tengo mis esquemas muy marcados. 

Obra de KOKO CHE JOTA.

Soy muy metódica trabajando, incluso antes de ponerme a pintar. Siempre empiezo igual: nada más entrar en el taller me hiervo agua para una infusión, me siento en el ordenador y pongo el ‘Nocturne’ de Chopin o alguna otra música inspiradora. Esto me transmite paz y tranquilidad, con esta energía empiezo a pintar. Es justamente lo que quiero que transmitan mis cuadros. Creo que la vida esta llena de estímulos que nos inquietan, quiero que las personas que tengan un cuadro mío en su salón, sientan serenidad al verlos.

Obra de KOKO CHE JOTA.

Estoy tan absorbida con mi trabajo que vivo un poco en una burbuja, me siento muy libre y por ahora no he percibido ninguna sensación de amenaza por el hecho de ser mujer y artista. Aun así, si la burbuja en algún momento estallara por algún comentario, confiaría en mi propia filosofía y en la libertad del arte.

Obra de KOKO CHE JOTA.

Soy muy inquieta, me aburro muy pronto y me encanta aprender. Para mí, un día sin aprender es un día perdido. Estoy en búsqueda de nuevos soportes que me hagan salir del lienzo. Cada técnica te hace adaptar o incluso reinventar por completo tu estilo. ‘Saltar de un barco a otro’ me emociona porque nunca sé lo que voy a encontrar y eso me motiva y me hace evolucionar. Puedo descubrir algo nuevo que no esperaba o estancarme en algo difícil de resolver, en conclusión: me hace sentir viva y ¿existe algo mejor que sentirse así a la hora de sentarse a trabajar? Me atrevería a decir que para un artista supondría morir lentamente si cada día hiciera lo mismo sin reinventarse.

KOKO CHE JOTA.

Aún estoy digiriendo mi último proyecto “Los Gusanos Del Lapso”. Ha sido mi primera obra grande. Me gusta pensar que mis proyectos siempre están abiertos, es decir que en cualquier momento, cuando yo lo sienta, puedo añadir una obra más a la serie. Son proyectos de vida, cada uno de ellos. Ahora mismo estoy construyendo nuevas estructuras y me siento muy motivada. ¡Ya veréis!

Obra de KOKO CHE JOTA.

Me preocupa mucho la situación política. No solo en España, sino en el mundo entero. El ser humano ha llegado a la cúspide del egoísmo y de la insensatez y, donde más se refleja y más poder tiene, es en la política. Mi deseo sería un colapso total. 

KOKO CHE JOTA.

Para mí el arte es libertad y por eso todo puede serlo. La naturaleza misma crea arte todos los días y el hecho de que alguien sea incapaz de apreciarlo no significa que no sea arte. Si tengo que hablar de artistas u obras que me han marcado … me apasiona un cuadro ‘sin título’ de Lucian Freud. Tiene obras extraordinarias, pero esta en concreto es increíble. Tiene una plasticidad, una distorsión y una paleta que me conmueven muchísimo. Lo publiqué hace meses en mi cuenta de Instagram. (Podéis verlo aquí): 

https://www.instagram.com/p/BaQwuDmFL6a/?hl=es&taken-by=koko_che_jota).

Sólo puedo aconsejaros que sigáis haciendo las cosas con la misma pasión y cercanía que yo he podido sentir y … trabajar, trabajar, trabajar.

 

 

MARINA HO y la reinvención de la oscuridad

Marina Ho nace en 1979, pero esperará veintiocho años para despegar y consolidar su segundo nacimiento. Este estallido artístico, a través de la constante mutación y exploración, es el resultado de un viaje espiritual. Viniendo de una familia donde los libros y el arte siempre estuvieron presentes, ella trae consigo un bagaje multicultural que culminará más adelante en un íntimo y heurístico viaje. Marina tiende a la representación de figuras carnosas, cuerpos llenos de interrogantes, evocaciones solemnes y al mismo tiempo libres de cualquier sospecha de fingimiento o forzada sofisticación. Su trabajo nos conecta con una suerte de reencuentro interior necesario, nos interpela desde el magma hasta la corteza e invita a los sentidos numerables a un devenir abundante, sutil e insospechado. En THALAMUS estamos -una vez más- de celebración por poder contar con su amistad, su generosidad, su talento y su presencia. Los fantasmas de nuestro ‘primer número’ ya pueden descansar tranquilos.

 

Marina Ho en acción.
El color negro está asociado a la nada, la profundidad, los abismos. La oscuridad puede parecer inquietante para muchos, pero es al sumergirse en ella que descubrimos la inmensidad de los caminos que conducen a la luz, gracias a un trabajo de introspección. Para mí es sinónimo de la imagen que encarna la alegoría de la cueva de Platón, es ese camino de la ignorancia al conocimiento, de la oscuridad a la luz y de la desesperanza a la esperanza. A nivel personal, es mi profundidad, mi intimidad, mis heridas y mi experiencia.

 

Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Lo que mantiene mi creatividad viva y en funcionamiento es el desenlace. La inconstancia y la conciencia. El conocimiento. Que nada es eterno ni adquirido y que cada momento es efímero. ‘Crear para no morir’.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Lo que siento, lo que trato de expresar mientras trabajo son las emociones con las que convivo, pasando de la melancolía a la esperanza, buscando el momento de gracia, la poesía, los desconciertos que me son valiosos. Lo que realmente define mi trabajo es ese intento de expresar el momento fugaz que existe de una emoción a otra, la inconstancia que me habita y que intento domesticar a través del arte. Lo escurridizo y … crear un ruptura en el tiempo.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Como mujer, obviamente lucho por la igualdad en el mundo del arte, pero tengo el privilegio de no experimentar ninguna discriminación en las galerías parisinas que me representan.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.

Mi ‘vida ideal’ es la que ya vivo. Intento satisfacerme todos los días a pesar de mis exigencias.

Imagen cortesía de ©Marina Ho.

 

¿Proyectos futuros? Exponer en Japón, un país al que dedico un enorme interés en el campo artístico. También me gustaría exponer en Vietnam, mi país de origen, en Nueva York o en Europa. Y, por supuesto, continuar exponiendo en París con Beatrice Soulié y Jean Marie FELLI.

Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Me gusta mucho el drama que contiene el Réquiem de Mozart, al que encuentro tanta profundidad como gracia.
Imagen cortesía de ©Marina Ho.
Esos personajes, figuras solitarias que aparecen en mis obras expresan lo escurridizo, los sentimientos humanos del alma, que a menudo están presentes en mi trabajo y son mi principal fuente de inspiración. La condición humana.  A través de los retratos, trato de revelar todas las sutilezas de los diferentes estados de ánimo.

 

Imagen cortesía de ©Marina Ho.

 

Aquí os dejamos ‘CHARCOAL FILM’, un pequeño film dirigido y realizado por Boris Beynet / Idbrandfilm.com sobre Marina, su obra y su proceso creativo. Deléitense:

©Txetxu González para THALAMUS MAGAZINE.

Ir a ... Top