TAXIPICTURES Una historia que alguien me contó

©TAXIPICTURES.

TAXIPICTURES es el nombre con el que firma la artista polaca Malgorzata Sobczak. Ella es encantamiento, es cabecita loca, creatividad e impacto en estado puro. Nacida en Lublin (Polonia), vive actualmente en Varsovia. Sabemos que no se considera a sí misma una verdadera ilustradora, pero prefiere esa etiqueta a la de ‘artista’. Como ven, estamos ante otro caso ‘raro’ de humildad exagerada. El trabajo de Gosia habla por sí solo, sin necesidad de grandes titulares ni desparrames biográficos. Así quiere que sea. Nosotras hemos dialogado con ella y lo cierto es que hemos pasado un rato que, seguro, nos será imposible de olvidar. Confirmamos: muy a su pesar, es una ARTISTA enorme. Pasen, observen y no juzguen, háganse el favor de sentarse a conversar con cada uno de los estrafalarios, necesarios e incisivos personajes de Malgorzata. Más allá del rostro duele la vida.

©Malgorzata Sobczak.

 

En realidad, nunca he decidido dedicar mi tiempo por completo a la ilustración. Mi trabajo «real» pertenece a un campo completamente diferente y así es como me gusta que sea. De otra manera, sería demasiado serio y no quiero sentirme adulta a la hora de dibujar.

 

©TAXIPICTURES.

Creo que es importante saber que no quiero que mi trabajo tenga un significado particular. Prefiero hacer que la gente piense por sí misma, jugar con sus mentes un poco. Yo diría que se trata más de sentimientos, de evocar emociones o asociaciones. No me gustaría ir en una dirección demasiado intelectual o conceptual, sonaría demasiado académico para mí. Creo que si quisiera decir algo importante, escribiría un libro o un poema.

©TAXIPICTURES.

Para ser honesta os diré que no soy muy de las artes visuales. En mi casa las paredes están desnudas y no suelo seguir a muchos ilustradores porque sería como la antítesis de la inspiración para mí. Me enfadaría al pensar por qué no fue una idea mía y a veces tiendo a comparar demasiado. Me encanta David Hockney y Hieronymus Bosch, también me gusta la estética de los antiguos carteles polacos, me gusta el buen diseño, pero no me considero una coleccionista de arte.

©TAXIPICTURES.

Mi inspiración es bebe de fuentes aleatorias. Algunas ideas surgen de la nada, muchas de ellas están inspiradas en letras, ya que estoy escuchando música casi todo el tiempo. Creo que las palabras son muy importantes para mí, tanto escritas como habladas, a veces basta una línea para desencadenar algunas ideas o simplemente recordar una historia que alguien me contó. Pero para ser justos, muy a menudo empiezo a dibujar sin ninguna idea ni plan establecido y, simplemente, dejo que las cosas sucedan. Cuando pinto sobre lienzo, no hago bocetos, solo pinto y veo lo que va asomando. A veces tengo algunas ideas de antemano, pero procuro no apegarme mucho a ellas.

©TAXIPICTURES.

En general, me impresionan las películas de David Lynch. Me gusta mucho cómo juega con la audiencia. A menudo, todo parece normal, pero después las cosas empiezan a ponerse raras e inquietantes. Creo que es similar con mis obras. Utilizo colores agradables, cálidos, dibujo gente guapa, incluso algunos parecen felices pero cuando miras más de cerca, ves que hay algo extraño o espeluznante en ellos.

©TAXIPICTURES.

En cuanto a los últimos personajes que estoy dibujando, me insipiré en el documental ‘Paris is Burning’. Es la historia de unas drag queens de Nueva York.  Me fascinó la parte visual, los looks, las diferentes personalidades, el maquillaje, la música y todo el ambiente del Nueva York más underground y sus historias personales. Y por otra parte está Placebo, su música y su estética, desde sus comienzos, me hipnotizaron de inmediato. Fue algo muy innovador para una niña de la Europa del Este en aquel momento. Me gustaban los retratos sin género, las miradas, la fluidez de género, pero traté de hacerlos míos, no quería copiar drag queens reales. Por eso mis personajes resultan o pueden parecer mujeres masculinas y hombres femeninos.

©TAXIPICTURES.

Cuando era un niña me encantaban los viejos cuentos de hadas tipo Hermanos Grimm, tenían buenas ilustraciones. En casa también teníamos algunas historias cortas rusas para niños (por ejemplo, de Alexander Pushkin) y los dibujos eran de lo más extraños. Todavía recuerdo árboles con rasgos humanos o un ataúd de vidrio (con un cuerpo dentro, por supuesto). Todo era bastante aterrador, pero no podía dejar de mirarlos. Aquella época creo que me influenció mucho.

©TAXIPICTURES.

A menudo me alegra dibujar porque es mi forma de escapar de la realidad y además me hace sentir más viva, pero obviamente tengo días malos. Es entonces cuando comienzo a cuestionar mis trabajos y puedo llegar a pensar hasta que son la ruina de mi vida.

 

Tu trabajo no sería posible sin … música.
Un ingrediente para un día perfecto sería … ¡un buen perfume!
La última película que te gustó fue …  ‘Deep Red’ de Argento.
Si tuvieras que recomendar una canción a alguien … sería Burger Queen o The Crawl de Placebo