CHUS PATO POR UNA POÉTICA DE LAS LINDES

Traducción:
Gonzalo Hermo

Edición:
Maite Martí Vallejo

maitemartivallejo@thalamusmagazine.com
Barcelona/Lalín 10/09/2021.


Chus Pato por Xoel Gómez

Chus Pato (Ourense, 1955) es autora de once poemarios, publicados entre 1991 y 2019. Destacamos la pentalogía Decrúa, antes método que incluye: m-Talá, Charenton, Hordas de escritura, Secesión y Carne de Leviatán. Ha recibido varios premios, como el nacional de la crítica española y en dos ocasiones el Losada Diéguez. Gracias a las traducciones de Erin Moure tiene una cierta presencia en el ámbito anglosajón. Sus libros han sido editados en países como Gran Bretaña, Canadá, EEUU, Argentina, Portugal, Holanda o Bulgaria. Ha participado en diversos festivales de poesía tanto en Europa como en América (Barcelona, Rosario, La Habana, Buenos Aires, Bratislava, Rótterdam, Amberes, Lisboa, Córdoba, Ottawa, Bruselas, Guayaquil y Berlín) entre otros. Recientemente la editorial Ultramarinos ha publicado en castellano su Poesía reunida (Volumen I-II). Vive muy cerca del bosque de Catasós, donde crecen los castaños más antiguos de Europa y su último libro publicado es Un libre favor.  

 

Desde o sur
entrando pola porta sur

(falan dúas voces: unha, que é a propia do poema, e outra que sen deixar de selo é tamén a da protagonista. non falan entre elas, non se encontran, cadaquén fala para si ou para ninguén) 

voz propia do poema 

“ti querías un vaso de alabastro
o mago non te recoñeceu 
pero nalgún intre
naquel no que se desatou o no do chal que vestías 
e se descubriu o esplendor dos teus cabelos
sentiu a fenda nunha das pedras da coroa

o teu nome era unha torre
os teus ollos azuis
coma as pétalas da pervinca

no sur
saíndo pola porta do sur
que é a do perdón
o escultor 
representoute cunha caveira no colo
tamén din que dentro che vivían os sete demos
que teñen nome de muller”

voz da protagonista  

“H.D. non imaxinista consignou na lingua herética dos husitas
que pensei a resurrección como un traxecto
como unha remuneración
como un panal.
M. Yourcenar, na fala dos valóns, advertiu
que non fun eu quen visitou o perfumista.
Seguindo o seu relato
enviei a Marta 
foi ela quen lle mercou ao árabe un lume de nardo.
Noutras narracións anónimas e apócrifas afírmase que
Xoán e mais eu casamos, il estaba namorado de deus
e non puido desposarme na noite de vodas; 
esa, sosteñen,
foi a razón pola que me entreguei ao centurión de Roma.

Castillo Suarez no idioma de Euskal Herria conclúe 
sen pensar en min  
(…) porque só os que amamos sabemos /vivir sen amor      e
sempre seguirei a aquel que queira permanecer

voz propia do poema 

“fuches quen de ver a claridade no límite
a beleza da fin
e amala

os paxaros vóanche moi preto 
algúns, andoriñas, rasan a herba
á altura dos teus xeonllos. 

Madre simia, protéxenos do paraíso
madre simia, sálvanos do patriarcado
ti que es anterior e posterior e arcaica 
protéxenos do humano”

 

Desde el sur
entrando por la puerta sur

(hablan dos voces: una, que es la propia del poema, y otra que sin dejar de serlo es también la de la protagonista. no hablan entre ellas, no se encuentran, cada cual habla para sí misma o para nadie)

voz propia del poema 

“tú querías un vaso de alabastro
el mago no te reconoció
pero en algún instante
en el que se desató el nudo del chal que vestías
y se descubrió el esplendor de tus cabellos
sintió la grieta en una de las piedras de la corona

tu nombre era una torre
tus ojos azules
como los pétalos de la vinca

en el sur
saliendo por la puerta del sur
que es la del perdón
el escultor
te representó con una calavera en tu regazo
también se dice que dentro de ti vivían los siete demonios
que tiene nombre de mujer”

voz de la protagonista

“H.D. no imaginista consignó en la lengua herética de los husitas
que pensé la resurrección como un trayecto
como una remuneración
como un panal.
M. Yourcenar, en el habla de los valones, advirtió
que no fui yo quien visitó al perfumista.
Siguiendo su relato
envié a Marta
fue ella quien le compró al árabe una lumbre de nardo.
En otras narraciones anónimas y apócrifas se afirma que
Juan y yo nos casamos, él estaba enamorado de Dios 
y no pudo desposarme en la noche de bodas;
esa, sostienen,
fue la razón por la que me entregué al centurión de Roma.

Castillo Suarez en el idioma de Euskal Herria concluye
sin pensar en mí”
(…) porque solo los que amamos sabemos / vivir sin amor y
siempre seguiré a aquel que quiera permanecer

voz propia del poema

“fuiste capaz de ver la claridad en el límite
la belleza del fin
y amarla

los pájaros te vuelan muy de cerca
algunos, golondrinas, rasaban la hierba
a la altura de tus rodillas.

Madre simia, protégenos del paraíso
madre simia, sálvanos del patriarcado
tú que eres anterior y posterior y arcaica
protégenos de lo humano”

Escucha Desde o sur en la voz de Chus:

 

Podo ver as xentes que se achegan ás augas
ou ás pedras rosadas nos seus pregues
ou ó regato que vai dar ao mar
coñezo o nome dalgunha das bañistas
podo ser algunha delas 
estou a un tempo dentro e fóra.
En pintura chámase
rachar a fronteira estética.
Dentro e fóra do marco da fiestra
están as mulleres
a máis nova loce unha flor vermella
a maior vélase e abre as contras
dentro e fóra está a mao do pintor
o abano de …….
e o mesías
o tempo do mesías é o agora dun meniño
que sae da pintura e mira cara nós.
No lenzo onde durmimos
os automóbiles aparcan en fronte do hotel
e no areal hai deportistas
e un regato
atardece e todo é dourado como o viño que bebe Esther.
Sevilla era daquela o centro das riquezas
só as prostitutas eran retratadas así
mirando desde unha fiestra
así as trazou Murillo
así saborea o cadro Stoichiță
titúlase
Las gallegas

 

Puedo ver las gentes que se acercan a las aguas 
o a las piedras rosadas en sus pliegues
o al regato que va a dar al mar 
conozco el nombre de algunas de las bañistas
puedo ser alguna de ellas
estoy al mismo tiempo dentro y fuera.
En pintura se llama
romper la frontera estética.
Dentro y fuera del marco de la ventana
están las mujeres
la más joven luce una flor roja
la mayor se cubre y abre las contras
dentro y fuera está la mano del pintor
el abanico de …
y el mesías
el tiempo del mesías es el ahora de un chiquillo 
que sale de la pintura y mira hacia nosotros.
En el lienzo en que dormimos
los automóviles aparcan frente al hotel
y en el arenal hay deportistas
y un regato
atardece y todo es dorado como el vino que bebe Esther.
Sevilla era entonces el centro de las riquezas
solo las prostitutas eran retratadas así
mirando desde una ventana
así las trazó Murillo 
así saborea el cuadro Stoichiță
se titula
Las gallegas

 

 

Poemas inéditos pertenecientes a Sonora. Libro en proceso y presentado en nueve ondas. Estos dos poemas forman parte concreta de una onda titulada Salvoconducto.

 

 

THALAMUS MAGAZINE // AÑO 2021
editorial@thalamusmagazine.com