MAITE MARTÍ VALLEJO EL VIEJO

Maite Martí Vallejo

Edición:
Txetxu González
txetxugonzalez@thalamusmagazine.com
Madrid/Barcelona/Granada 15/08/2021.


Maite Martí Vallejo

De niña no escribía poemas. Escribía los nombres de las cosas que le daban, en su mayoría nombres comunes. Su caligrafía era grande y respetaba poco las zonas. Ha escrito los libros Todos vienen al funeral de RickLa vida cotidiana arrasa Europa, ambos publicados en RIL Editores.

 

 

Un gato mata al murciélago que voló desde Reino Unido a Rusia batiendo récords.
Pese al trágico final fascina la longitud del vuelo.

La confesión esta vez será completa. Mientras me dejo llevar por la corriente, el viejo, aunque arrastrado, se resiste a ella. No quiero ver en él la acción grandiosa, con más allá y ese momento decisivo no solo para la verdad, sino sobre todo para la mentira. La santa mentira. Tal como veo, cerrando los ojos. Ni la búsqueda es perpetua ni yo soy única. En lugar de proporcionarle satisfacción, le lleno de inquietud. El viejo bromea, se ríe muy fuerte. No nos veo más que un rasgo común: ambos tenemos la espada en el puño. ¿El puño es el lugar más grande? A veces bebo de un cuerpo social que lo ignora y que cree significar con exactitud lo contrario.  Ser joven y estar enamorado. La gran enfermedad del amor. Begin again. De un modo a decir verdad despreciable. De repente estoy en el metro, que vela y expresa a la vez, que no puede decir sino únicamente prestarse a un orden esencialmente poético. Y todo viejo nacido de joven no perderá jamás la última ocasión de inflamarse. Y llamaré  “escoger la salvación”  a un amor así. 

-¿Va todo bien? Porque ignorarlo es considerar la pasión una fórmula vacía. ¿Cómo puede ser que mi defensa normal esté tan cerca de no tener ni puta idea de lo que hago? Be a lady tonight. Nada me impide cambiar de amo(r) por avaricia. Sin cólera ni lástima.  Es temporada de caza y los corderos huyen.

-Entre la diástole y la sístole, una vuelta al mundo. When I feel. Pero no siento nada. El viejo tiene algo que pone muy nerviosa a la gente. Está hambriento. Y en este mundo hay que seguir avanzando sin más. Si hubiera muerto en ese momento no habría pasado nada. Ayúdame a reírme del dolor. Ni lo veo ni lo oigo. Pero es mi primera línea de defensa. Esta es la verdad sobre el viejo. Aún puede ser rápido pero no siempre es efectivo. El placer es una de las trampas más interesantes. Trata de comprender lo que no se está viendo. El maullido de un gato, el llanto de un bebé. Sería una coincidencia, excepto por un detalle. No domestiqué al viejo. El viejo se domesticó a sí mismo.

-¿Qué quieres ganar? ¿Cuál es tu meta?

-Y morir joven. Quiero tirar el dinero, quiero que me mire la gente. Las pirámides se construyeron en tiempos de declive. La medida del exceso. Por mucho que tengas, seguir queriendo más. Cirugía plástica canina. Menos que cero. Ultradecadencia. Escogí mal y no encuentro la forma de pagarlo. Creo que gran parte de mi arrepentimiento es que forcé las cosas.  La diferencia que existe entre la vida real y una psicopatología. Las psicopatologías vienen y van. Si la copa está medio vacía, probablemente necesite un nuevo sujetador. El amor es un sentimiento, ¿no?

 

 

Lo conseguí como todo. Pidiendo prestado.
Porque entre lo que importa y lo que no importa, aparece una de las ideas más penetrantes.

¿Cómo el poder más grande de un mundo que ya es cadáver, aunque creo en él, desde luego, apasionadamente, es el de la diseminación? Tan muerto como los astrólogos y los atletas.

El viejo fue grande porque civilizó y evitó el despilfarro.
Pero se volvió caduco y tuvo que ceder su lugar a otro tipo de hombre.

Toda historia es el relato de la explotación de mí para mí por ser mía.
¿Quién pierde más energía? 
Dejé de resistirme, dejé de oprimir y no ocurrió nada en absoluto.

¡Pero qué conversaciones!
Tan fácilmente alcanzables, a saber: una especie que en su juventud concibió demasiado espacio solo para ocuparlo, gente que realmente lo logra porque comprende la simple lucha.

Lo que era tan maravilloso en el viejo, es que creía una cosa y ofrecía otra. Por el hecho de que nada permanece inmóvil y de que todo puede corresponder con algo.

Se puede experimentar placer sintiendo también vergüenza.
La vejez no es un vicio, pero lo que la revela sí. Un pantalón desgastado transparenta.
Cuando pueda pagarme un pantalón nuevo, ese sentimiento desaparecerá.

¿Qué pasó del 4 al 15 de octubre de 1582?
Un error acumulado. Lo que hizo que la gente de color azul de las montañas de Kentucky no sea más que un recuerdo.

Poderosa Afrodita. ¿Cómo queréis que le ame? Para amar, necesito tener una compensación.
Ven a dármelo todo para merecer una migaja de mi afecto. Pobre víctima del deseo cegador.
Una historia tan griega e intemporal como el destino.
Nacido esta mañana en una cinta transportadora. Protegido por la distancia que permite la máquina.
Maldito destino. No despiertes al perro dormido. 

No sigas entrometiéndote. Acepta la verdad.
Aquiles solo tenía un talón. ¿Quién teme a la voz de Tebas?

Lo sabía. En el fondo lo sabía. Hasta los más fuertes lazos se debilitan.

 

 

Todos los poemas son inéditos y pertenecen a El viejo (en construcción).

 

Si quieres más, dale al play:

 

 

 

THALAMUS MAGAZINE // AÑO 2021
editorial@thalamusmagazine.com