OCTUBRE 2021 #6

 

CRISIS? WHAT CRISIS!

 

Sharing is caring es el título del cuadro que hemos elegido para esta portada.

Abrimos la conversación y concluimos que hace mucho tiempo que poco caring y menos sharing. Pero menos mal que solamente ocho mil millones de privilegios y otros tantos enseres inútiles para la causa.

Un artículo abre con Bankia alerta sobre mensaje fraudulento que están recibiendo muchos de sus clientes. Y lo comentamos y, claro, nos da la risa.

Sharing is caring es el título del cuadro de la portada. ¿Lo hemos dicho? Fijaos en esas manos, vosotros que seguro cumplís de lleno con el fetiche. ¿De qué color son las tuyas? ¿Te queda alguna? Ay sí, saca ese blíster. 

No existe un después porque nada ha acabado. El antes se adquirió, en parte, por derecho propio y prerrogativa ajena. La tendencia natural se hereda. La tendencia al asedio de voces, al asedio de mierdalibros, mierdamúsica y ápteros venenosos (por ejemplo).

¿Verdad que? → Un día, el dedo índice de muchos álguienes se te clava en la escápula y es, a partir de ese momento, cuando la vida os confiesa al oído eso de que en realidad siempre quiso ser una balaustrada de mármol a la que se asoma gentuza que mata como mata y vota como vota. Y se quieren quedar.

La cantera más cercana está en algún lugar remoto de Noruega, en Braunau am Inn  o en el Jamaica Hospital Medical Center de Nueva York hace 75 o 132 años. Nosotras estamos aquí porque nos lo pidieron. Hemos vuelto porque puestas a encerrarnos, mejor avituallandoconspirando en mitad de un mar con nombre parecido a un color que no existe.

En la sala común, dos perros juegan a morderse los espolones mientras alguien revisita por enésima vez cada temporada de Mad Men. Shine on, you crazy diamond. Eso es lo que tararea R desde la cocina mientras rebana la punta de seis puerros y tres nabos. De la consolidación de la sociedad voraz de consumo, del neoliberalismo norteamericano de posguerra, estos lodos.

Antes de que nos despiertenagiten los primeros choques del hielo contra el casco → Su respiración, la de los perros y la de Don Draper a punto de darle un chungo después de trescientos Canadian Club, unos colmillos que crujen y buscan el cuello del mestizo, las maniobras desesperadas de este revolviéndose en el suelo, el agua que comienza lentamente a hervir en el interior de la olla, son los únicos sonidos que barren el silencio más sonoro de la historia.

Y no sabemos cuántas noches después, resulta que este numerito existe porque nada ha acabado. El amor es esa cosa terrible que nos empuja a hacer cosas. Un nuevo issue, un seis como cualquier llave de paso, otra más, llena de álguienes con hermanas y primos y amigues que no apuntan con sus dedos a ninguna escápula y que, por supuesto, siguen sin casa, sin apartamento, sin caja de cerillas, pastillero o habitación propia.

Y resulta que este negociado de la muerte en la orilla sigue jugando a hacer listitas para afilar la creatividad. Y resulta que cuando por fin se confirma que Merkel ya no está pero se queda → esperáis que os llamen de salud mental para que el especialista os vuelva a decir lo único que quiero es que estés bien. Eso y que no puede volver a darnos cita hasta dentro de cinco meses y medio.

A la madrileña → escribís cien veces en un kleenex con un pilot azul, mientras sube el café, sube el pan y la luz se desmelena.

 

 

THALAMUS MAGAZINE // AÑO 2021
Madrid-Barcelona-Las Palmas de Gran Canaria
editorial@thalamusmagazine.com