ANDREA MELANCTHA LO FEO Y LA BESTIA

Edición:
Maite Martí Vallejo

maitemartivallejo@thalamusmagazine.com
Barcelona/Valencia 11/04/2022.


Andrea Melanctha.

 

*-%: Desde los pensadores de la escuela de los inconvenientes – Avance al carácter
gaseoso algo más que cultural – Tolerancia del mito como fenómeno en razón de la
paranoia

%-€: Sin capacidad de respuesta discontinua (ni colectiva) – Vientos soplan sobre las
espaldas de la desregulación contra la pobreZA – Cada vez más brasileñización del
despido libre

€-&: Gestión de forma de las consecuencias del orden común como conflicto – Una
familia a su vez sin oponerse mostrada en el hecho creativo de participar de nuevo del
dengue en la Poli Polinesia 

&->: Belleza es el criterio tan sencillo como el milagro ausente de sustancia – Si le lanzo
una piedra a Buda, a él le dolerá el cuerpo igual que a ti- Ego cambia de vida cuando no
se siente extranjero – Todo es muy estable

>-#: Triturar el modelo respecto a la experiencia asociativa articula ganarse el descrédito
del reino unido – Hoja roja secretos necesitan tener ojos por negativa a la oscuridad con
las personas en sí – Vengarás a tus hijos

#-“”: No sería el contexto el que contendría la obra, sino más bien al contrario: sería la
obra, -dice-, la que contiene los rasgos o fragmentos del lugar en el que se inserta 

 

 

Marrakech

ZOCO Tres gatos desayunan tres cabezas de gallina

Carretera mujeres con jorobas de cañas, jorobas de niños, jorobas de agua, jorobas de tela
Carretera mujeres niños minúsculos en montañas de garrafas vacías el aguador llena las
garrafas vacías una vez al día a veces una vez al día a veces las casas se mojan con agua salada
del río que besa las minas de sal
Carretera tierra arena tierra no barro no hay agua es tierra es arena

Desierto dos imbéciles dos camellos una chepa dromedarios

Carretera atropello motorista moto casco cuneta hombre sangre acelera grita muerto vivo
herido casa billetes silencio

ZOCO moto padre madre niña bebé esquivan balanceo sincronizado gato burro carromato
pirámide de naranjas riendas hombre seco sombrero de paja gato moto oído burro ojos moto
oído gato compra oído moto oído gato ojo moto oído gato vapor pieles meados nariz canal del
parto
ZOCO Tres gatos desayunan tres cabezas de gallina

 

Tres gatos arañan la corteza de la tierra

 

 

Feo

Es muy difícil dejar de ser saber hacer dejar ir ser años mas años escribiendo sobre la tierra
que cruje y se aplasta bajo la tinta la poesía aparece no se entiende bajo los versos sin rima los
músculos de mi mano derecha junto a la garra izquierda no seas caos haces caos pintas caos si
quieres caos no puedes intentar pintar el caos teclas Toklas fíjate en ella que bien lo hace yo
no mira que bien hago yo ella no cuelga la piedra

Llora llora miedo es feo que feo es muy feo pero grita no grites no subas la voz el sonido me
pincha huesos músculos dolor ahogo respirar aprieta ahogo no nado corro arrastro mis patas
sin huesos no hacer ruido cerrar ojos cierro ojos cruje la tierra lacada barnizada plastificada
agujereada taladrada

si no quiero si la letra es fea es muy fea poesía no se entiende vocales consonánticas no usar
mi mano mi garra se aferra al papel la madera no cruje la tierra

Dale al play y escucha a Andrea Melanctha leyendo ‘Feo’ :

 

 

 

Retrato de David Moreno

Alguien que sin haber podido hizo y pudo y fue y podía no haber podido ni poder ni ser y podía
haber hecho algo distinto y lo hizo y pudo pero no fue lo que hizo sino lo que no hizo porque
no pudo ser y para ser hizo lo que hizo y pudo y está haciendo para ser lo que pudo ser pero
no puede ser porque no fue y ahora siendo lo que no pudo ser puede ser ahora lo que es y
hacer lo que no hizo para empezar a ser ahora quien no pudo ser antes ni ahora.

Él hace ahora para ser con nosotras lo que no pudo hacer ni ser y estamos siendo lo que no
podemos ser porque no hicimos lo que no pudimos hacer ni fuimos lo que no pudimos ser
pero somos lo que podemos ser teniendo en cuenta que no podemos hacer lo que no hicimos
ni podemos ser lo que no pudimos ser sino siendo lo que fuimos pero no pudimos hacer
porque no nos dejaron ser ni hacer. Pero estamos empezando a hacer con él sin ser lo que no
fuimos para no ser lo que fuimos haciendo algo distinto a lo que no nos dejaron hacer para ser
lo que ahora podemos ser y hacer con él.

Este hombre que es nosotras ha tachado sus palabras para encontrar las palabras que le
quiten las palabras tachadas que le quitan las palabras. Y no encuentra las palabras que le
dejen poder ser lo que no pudo ser ni puede ser ahora porque no hizo lo que no pudo hacer ni
fue lo que no pudo ser. Tacha las palabras con las que puede ser porque no le dejan ser
cuando están escritas esas palabras y las tacha para poder ser y encontrar el amor en otras
palabras que no están tachadas hasta que son tachadas para poder encontrar el amor en el
silencio de las palabras tachadas que están todas escritas.

 

 

Tornillos

Es el mar, con general notoriedad, un acuerdo concluido que también se atendió aunque
ningún sollozo parecía comprender. No pudiendo con rapidez en la pecera azul o perderla de
vista, al verle embarazado, se sienta en su mesa. Termina por perderle de vista azul o perderle
de vista embarazado.

No queda rastro punteando el estrecho de mi ventana moreno del sol. Resulta cómodo riendo.

Asfalto plateado es comprensible más que una camiseta vieja y en todas partes recordar, por
lo visto, sábado refugio entre días de piernas y diamantes.

Ellos se se se arañas y feas encantadoras agujas. No podemos enormes guardan nuestros
cantos azules del todo rojos y azul anaranjado. Tornillos fugaces tus gotas sin espinas.

Llena tu casa y regresa a tu cántaro.

 

 

THALAMUS MAGAZINE // AÑO 2022
editorial@thalamusmagazine.com